Shigeru Miyamoto, el gran creador de varias factorías de Nintendo como Mario o Donkey Kong, también es el padre de una de las sagas más épicas de la compañía The Legend of Zelda.

En todas ellas el protagonista es Link, un nombre que se justifica por una característica del personaje: va viajando al pasado y al futuro en los juegos, por lo que es él es el vínculo (“link”, en inglés) de la historia.

The-legend-of-zelda

En la creación del personaje, Miyamoto pensó en un héroe con orejas puntiagudas y pronto se inspiró en el diseño de Peter Pan creado por Disney. Así, mantuvo el color verde y creó armas grandes en los primeros títulos para que fueran claramente diferenciables.

Su primera aparición fue en 1986 en el juego The Legend of Zelda, donde teníamos que recoger los pedazos de la Trifuerza de Sabiduría que la princesa había desperdigado para evitar que cayeran en manos de Ganondorf.

El personaje que le da nombre a la saga, Zelda, es una princesa que está apresada por el archienemigo de Link llamado Ganondorf. Un temible enemigo al que se enfrenta en varios juegos, pero que debido a su poder, sale victorioso. Así es como se repite una fórmula en los títulos que son distintos entre sí, pero que mantienen la esencia inicial.

También conocido como “El Héroe del Tiempo”, “El Héroe Legendario” o el “Héroe de los Vientos”, Link es un ciudadano del reino de Hyrule. Su valentía y su coraje son los que hacen posibles que se embarquen en las aventuras, ya que es el portador de la famosa Trifuerza del Valor, todo un icono en los videojuegos.

Una de sus peculiaridades es que no habla en ninguno de los títulos que protagoniza. De hecho, su rostro se puede ver bien por primera vez en los juegos de Nintendo 64. La serie oficial de The Legend of Zelda está formada por 16 títulos pero también existen numerosos spin-off. Incluso tiene serie de animación, manga y un completo merchandaising.

Paloma Fabado 08 | 01 | 2013