Cada año, los desarrolladores de videojuegos, abusan de algún elemento en sus creaciones que nos gustaría dejar de lado o al menos intentar frenar en el que tenemos a la vuelta de la esquina. El año pasado fue el auge abusivo de los DLC y las compras in-app, sobre todo tras el escándalo generado con la presentación de Star Wars Battlefront II, pero en este, hay dos puntos claros.

Las tendencias en videojuegos a olvidar en 2019

Por un lado, el exceso de la llamada a la nostalgia heredada del gran éxito que supuso para Nintendo la venta de NES Classic Mini y SNES Classic Mini y, por otro, los juegos Battle Royale que muchos de los amantes de videojuegos ya no quieren ni oír nombrar. Muchos van a aprovechar las ofertas de fin de año para renovar su alijo de videojuegos y botemania codigo puede ser una buena ayuda para conseguirlo.

Muchas gracias, Fortnite

Decir que Fortnite ha sido el gran juego dominante del año 2018 es quedarse corto, adelantando por la derecha a PlayerUnknown’s Battlegrounds. Esta popularidad, ha engendrado un montaña de copias y de juegos tipo Battle Royale “inspirados” para todas las plataformas imaginables, tanto móviles, como PCs y videoconsolas.

Sin embargo, lo que de verdad llama la atención de este fenómeno, es que incluso las sagas más importantes y de renombre han incluido modos Battle Royale en sus videojuegos, como Call of Duty: Black Ops, Battlefield V, el gigante Counter-Strike : Global Offensive  o Red Dead Redemption (sí, hasta Rockstar ha caído en la tentación).

Aun así, hay que admitir que algunos han valido la pena y siguen siendo divertidos de jugar aunque el modo de juego sea siempre el mismo como Realm Royale, Garena Free Fire o Cuisine Royale, que siempre hay que recomendar.

El exceso de nostalgia

Nintendo lanzó su NES Classic Mini y la SNES Classic Mini, ambas con poco tiempo de diferencia con un enorme éxito. Estas dos consolas miniatura que tenían el objetivo claro de apelar a la nostalgia han creado sin quererlo una moda que consiste en revivir todos los recuerdos de antaño a través de productos muy monos pero también algo oportunistas. El mejor ejemplo, la PlayStation Classic, un modelo de gran calidad, a la que el público se lanzó en masa incluso con sus desventajas: los juegos únicamente están en inglés, la emulación es mejorable y la lista de juegos es bastante limitada y con grandes ausentes.

Más allá de los gigantes Nintendo y Sony, otros fabricantes clásicos han visto el filón para intentar volver la palestra como Atari y Commodore (marcas que pueden incluso ser desconocidas para más de un Generación Z), o incluso SEGA, que ha anunciado la Mega Drive Mini. Como esta tendencia continúe, más de un comprador de videojuegos compulsivo va a quedarse sin un solo sitio libre en el mueble de la televisión.

Solamente queda sentarse, esperar la llegada de 2019 y ver llegar más pronto que tarde el siguiente hype. Podrán volver les stealth horror, los vampiros, el boom del VR o incluso la locura Pokémon gracias al empujón de Switch.

Lauriane Guilloux en 26 | 12 | 2018