El inicio de la industria del videojuego no fue fácil. Desde las máquinas recreativas hasta las primeras consolas, los juegos consistían en un puñado de niveles que podían pasarse en un par de horas. Los desarrolladores tuvieron que ingeniárselas para ralentizar el tiempo que el jugador pasaba con el juego, o para echar más monedas en las recreativas, y la tecnología disponible no permitía alargar los niveles de unos juegos más centrados en la acción rápida y directa que en contar complejas historias. Sólo quedaba poner obstáculos a la habilidad del usuario, anticiparse a su experiencia y dificultar enormemente el videojuego.

Hoy, las críticas se alzan contra la facilidad de la que hacen gala algunos juegos con el fin de llegar a un público más amplio. Es común que los DLC, de previo pago, o una mala configuración de los controles supongan la dificultad perdida conforme la industria ha ido evolucionando. Pero todavía quedan algunos juegos decididos a no poner las cosas fáciles a aquellos que se atreven a coger un mando y sumergirse en su historia. En Leviathyn han establecido la lista y desde JuegosdB  presentamos los videojuegos cuyas primeras fases son de las más difíciles de la industria, desde el principio de su historia hasta el final.

 

DEAD SPACE 2 (XBOX 360, PS3, PC)

Tras una primera parte en la que habían sustos, pero en ningún momento existía una atmósfera inquietante que pusiera al jugador en tensión desde que encendía la consola hasta que dejaba el mando, la segunda entrega hizo gritar de miedo al que se ponía delante del televisor. Los primeros pasos consisten en salvar tu propia vida, huyendo de las criaturas infernales que salen desde cualquier parte por los oscuros pasillos. Un paso en falso y estarás muerto. El jugador tendrá que aplicar continuamente el método de ensayo y error, aunque el terror no se lo pondrá nada fácil a la memoria. Cada paso en Dead Space 2 aumentará la dificultad.

dead space 2 ingame

DEMON’S SOULS (PS3)

Cualquier jugador habitual, sepa de ellos o no, habrá oído hablar de Demon’s souls y Dark souls. Su elevadísima dificultad no pasa desapercibida para nadie. Y los comentarios no exageran: la primera partida es devastadora. El usuario es introducido en el juego con la explicación justa para intentar de sobrevivir. Intentar, en el sentido más literal de la palabra, porque hasta el primer jefe del juego no habrá manera de obtener ninguna habilidad, que en otras experiencias se podrían conseguir avanzando en la historia o subiendo de nivel. La suerte será la única aliada en nuestras decenas de intentos de derrotar al enemigo final que nos espera al final de la fase introductoria.

comprar demons souls

DRAGON’S LAIR (NES)

Para jugar a Dragon’s Lair hay que ir con ganas. El primer nivel es tan sumamente desesperante, frustrante, difícil y un ataque brutal a la seguridad del jugador que puede acabar con las ganas de seguir avanzando. Aquí es un milagro que haya algún lugar donde poder pararte y estar seguro. Poquísima gente podrá alardear de haber visto el final del juego.

Los dragones nunca fueron fáciles.

IKARUGA (GAMECUBE)

Una vez dominemos los combos, no habrá nada que temer, pero hasta entonces se gana su puesto en la lista de los inicios más difíciles en la historia de los videojuegos. Su primera fase es igual de caótica que el resto de los miembros de la lista, con miles de enemigos mientras llueven proyectiles de un barco. Domina los combos y dominarás el juego.

MEGAMAN ZERO (GBA)

Tras una serie de entregas de la franquicia MegamanZero devolvió la dificultad de la vieja escuela a la saga, un nivel que se había perdido tras la sexta entrega de la serie Megaman y que no se volvió a ver hasta Megaman 9.

Él devolvió la dificultad a una saga que la había perdido.

NINJA GAIDEN (XBOX)

Dificultad y violencia es la base sobre la que se asienta el reinicio de la saga. La memoria también juega un factor importante: todo lo que se aprende en el primer nivel habrá que aplicarlo a lo largo del juego. ¿El problema? Que los inicios nunca fueron fáciles. Durante los primeros pasos, se pondrá a prueba la paciencia del jugador por dominar los controles.

Dificultad en todo momento.

PAPERBOY (NES)

Parece un juego sencillo. Trata sobre un chico que ha de repartir periódicos en las casas seleccionadas con un bloque. Sin embargo, los perros, los ladrones, los conductores, las obras, los niños pequeños que juegan en la calle y hasta pozos sin tapar obstaculizarán nuestra tarea. El primer nivel, por supuesto, ya es una muestra de lo que está por llegar.

Repartir periódicos nunca  fue tan difícil.

POKÉMON ROJO, AZUL, AMARILLO (GAMEBOY)

Casi todos los pokémon que se pueden encontrar hasta el gimnasio de Brock son inservibles ante su especialidad, el tipo roca. La única manera de vencerlo era elegir a Squirtle, de agua, o a Bulbasaur, de planta, y entrenarlos bastante, aunque en la edición amarilla la cosa se complicaba más al poder tener únicamente a Pikachu, eléctrico.

El temido Onix de Brock ponía las cosas bastante difíciles.

SINISTAR (ARCADE)

Este juego para recreativas, cuyo objetivo era recoger los pedazos que puedan dañar a Sinistar, peca de caótico y su dificultad también reside, además, en lo que tarde el jugador en dominar al protagonista. Cabe mencionar que todo esto hay que hacerlo mientras estás siendo atacado sin descanso por el ejército de Sinistar.

Un juego de la vieja escuela.

SUPER GHOULS ‘N GHOSTS (NES)

Aunque el primer nivel está lleno de enemigos y de objetos que se prenden fuego a la mínima, es la trampa para osos la que acabó una y otra vez con la vida del personaje. La única opción para esquivarla es saltar hacia atrás y detenerse o saltar sobre ella hacia adelante, aunque esta última estrategia es bastante complicada.

Las trampas para osos también salen de los cofres.
Adrián Mesa Gómez 07 | 02 | 2013