Cinco millones. Ese es el número de terminales iPhone 5 que Apple se apresuró a anunciar en cuanto pudo. La cifra es espectacular pues se convirtió en el teléfono móvil con más ventas en un fin de semana. Pero tras la tormenta llega la calma. Se ha hecho el silencio. Ha pasado un mes desde que fuera presentado el teléfono y ya no sabemos más datos sobre ventas o reservas en España. Visto que las buenas noticias no dudan en publicarlas, esta falta de información no parece que sea por ventas estratosféricas… sino todo lo contrario.

Suponiendo que las ventas del móvil no sean buenas siempre puede adjudicarse a diversas razones. El nuevo terminal no es tan novedoso como Apple nos tenía acostumbrados. Siempre se han caracterizado por estar a la vanguardia en cuanto a tecnología se refiere y este teléfono no trae nada novedoso. Es más fino y tiene la pantalla más grande que el iPhone S4, tiene más horas de autonomía… tiene mejoras, por supuesto, pero no novedades.

Por otra parte, no será un factor clave pero sí influyente el hecho de que actualmente es difícil encontrarlo en España. Casi no hay stock. Si las tiendas no tienen… la gente tampoco. Aquellos que tenían el móvil reservado aseguran que las entregas se están retrasando. Además, la creación de los terminales se está dilatando por el aumento en los controles de calidad, debido a que algunos terminales se sacaban de la caja de embalaje con algún arañazo.

iphone 5

Obviamente la crisis económica es un factor clave que no ayuda al aumento de ventas. Sin embargo, parte de culpa la tiene también la competencia. Samsung ha ido consolidándose en el mercado de telefonía móvil y ha creado terminales a la altura de los iPhone. De hecho, en Estados Unidos el último lanzamiento de Apple ha supuesto un empujón a las ventas del Samsung Galaxy S3, que fue lanzado en Europa el 29 de mayo.

Las críticas y denuncias en las que Apple acusa a Samsung de plagio puede irles bien en cuanto a indemnizaciones se refiere pero les está generando mala imagen y esto puede traducirse en las ventas. Un resbalón puede tenerlo cualquiera, pero el siguiente lanzamiento debería ser espectacular, pues los ingresos de Apple dependen en gran parte de las ventas de sus móviles.

Nacho Ros 22 | 10 | 2012