El lanzamiento de Gran Turismo 5 esconde una historia de rumores y esperanzas digna de ser adaptada a la gran pantalla. El camino hacia una fecha definitiva (el 24 de noviembre en Europa) no ha sido precisamente fácil. Repasémosla para valorar la paciencia que ha invertido la comunidad en este esperadísimo título.

Al principio, Polyphony Digital prometió que el lanzamiento japonés de GT5 caería en marzo de 2010, pero, conforme se aproximaba dicho mes, el mutismo de la desarrolladora al respecto era cuanto menos desolador. No fue hasta mucho tiempo después que el estudio explicó que el retraso velado se debió a la implementación de la tecnología tridimensional y de la compatibilidad con PlayStation Move.

Llegó la edición del E3 de rigor, y en su conferencia Sony anunció que Gran Turismo 5 irrumpiría en Europa el 3 de noviembre. Una confirmación en semejante evento anuló todas las dudas de los seguidores y proliferó la expectación… Hasta que a finales de octubre se reveló que el título estaba atrapado en un retraso indefinido todavía por justificar, aunque las notas de prensa explicativas aseguraban que llegaría antes de las fechas navideñas.

El estupor peyorativo dio paso a la rumorología desmedida. Casi cada día aparecía una página que aseguraba que el lanzamiento de Gran Turismo 5 estaba fijado para X fecha o para Y año. Incluso una página online afirmó que ya tenía el juego a la venta antes que nadie. Vídeos y fotografías de la caratula del título empezaron a invadir Youtube, confirmando que como mínimo las cadenas de tiendas especializadas ya habían recibido el stock y estaban esperando a que Sony diese luz verde.

Tras semanas de mera especulación, Sony anunció oficialmente que el lanzamiento de Gran Turismo 5 está previsto para el 24 de noviembre en Asia, Norte América y Europa y para el 25 de noviembre en Japón y Australia. Las tiendas han reabierto sus reservas y GT5 se ha apoderado de los primeros puestos de las listas de tendencia. Ahora bien, estamos seguros de que, en alguna parte, un jugador escéptico sigue con los dedos cruzados.

Daniel Cáceres 17 | 11 | 2010