La Guerra Fría ha vuelto. A través del nuevo Wargame Airland Battle han regresado los años 1975 y 1985, en los cuales se producían batallas en los países escandinavos entre los países de la OTAN y los aliados al Pacto de Varsovia. El nuevo título de BadLand Games, que saldrá a la venta este 31 de mayo en nuestro país para PC, permitirá a los jugadores formar parte del combate a través de multitud de unidades militares, combustible y armas.

Wargame Airland Battle

MODO MULTIJUGADOR Y MÁS DE 750 UNIDADES MILITARES

Para que los jugadores disfruten del alto grado de realismo que BadLand ha prometido, estarán disponibles más de 750 unidades militares, que se irán desbloqueando poco a poco. Estos elementos, permitirán personalizar las bases y el ejército con el objetivo de mejorar en la batalla. A esto se le suman los numerosos factores que harán que la historia cambie de un momento a otro. Estos factores influirán en las batallas, puesto que, si un bosque arde, se podría retrasar el avance del enemigo. Además, también será importante tener la moral de los soldados bien alta, para que sean lo más eficaces posible.

Por su parte, el modo multijugador es uno de los aspectos estrella, puesto que permitirá realizar batallas de hasta cuatro contra cuatro. Así, las batallas serán diferentes cada vez y el uso de una sola estrategia no será suficiente para ganar la batalla. Además, Wargame Airland Battle contará con potentes zooms que permitirá observar las batallas desde una vista de satélite, hasta el mismo centro. De esta manera, podremos tener controlados a los enemigos, aunque sin olvidar que ellos también nos tienen controlados a nosotros.

La enorme libertad del jugador para controlar cada una de sus tropas, incluídas las fuerzas aéreas y la elaboración de una gestión estratégica en la cual cada mínimo detalle puede hacer que todo el ejército se hunda son otros de los aspectos destacados del que será la secuela de Wargame European Escalation. Aunque se encuentra ambientado también en la Guerra Fría, las diferencias entre ambos parecen ser evidentes.

Lorena Garcés Abarca en 29 | 05 | 2013