No es ningún secreto que para mover con holgura un juego potente necesitaréis un buen ordenador, y un requisito imprescindible es una tarjeta gráfica de calidad. A continuación, os mostraremos los resultados de una prueba realizada con NVIDIA GTX 680 y dos juegos de gama alta como son Battlefield 3 y Elder Scrolls V: Skyrim.

La potencia de GeForce GTX 680 en Skyrim

Tal y como podréis ver en estas capturas, divididas en tres secciones según la resolución de pantalla, esta tarjeta gráfica es capaz de ejecutar la última entrega de la saga The Elder Scrolls a calidad Ultra (incluyendo el detalle de sombras), cabe destacar el promedio de FPS para resoluciones de 1680×1050 y 1920×1200 juega es 56,25 y 51,52, respectivamente, unos niveles realmente suaves. No obstante, para 2560×1600 la puntuación baja a 43,79, que sigue siendo alta, pero no tanto.

La potencia de GeForce GTX 680 en Battlefield 3

En cuanto a los resultados obtenidos en el shooter en primera persona, añadir que Battlefield 3 se ve también increíble. Destacando una vez más los FPS, que en este caso son (con ajustes en ultra) 62,63 para una resolución de 1680×1050 y 51,7 para 1920×1200. En esta ocasión 2560×1600, la mayor resolución de todas, también posee una tasa de frames por segundo menos que las demás, pero obtiene la nada despreciable cifra de 44,59.

Asimismo, añadir la tasa de FPS perfecta es de 60, pues que cualquier cifra superior a éstas es imperceptible para el ojo humano.

Fuente: Pino y Tutorial

Silvia Galiana 23 | 03 | 2012