Ni la propia Microsoft esperaba algo así. Kinect ha conseguido distribuir en poco más de dos meses ocho millones de unidades en todo el mundo, una cantidad importantísima si tenemos en cuenta que el gigante de Redmond no tenía previsto vender más de cinco millones de unidades durante la temporada navideña.

El dispositivo de control por movimientos de Microsoft, que no necesita de ninguna clase de mandos, se ha convertido por méritos propios en el actual rey de los videojuegos. Aunque, y dicho sea de paso, aún no existe un catálogo de títulos que llame realmente la atención de los jugadores “hardcore”, es seguro que pronto veremos novedades en este apartado.

Además de las cifras de Kinect, Steve Ballmer, de Microsoft, señaló durante su conferencia que Xbox 360 había alcanzado los 50 millones de consolas vendidas y que ya había 30 millones de usuarios Gold en Xbox Live. Desde luego, cifras muy importantes para la compañía.

Antonio López 07 | 01 | 2011