Varios usuarios han denunciado recientemente que Kinect podría estar causando la aparición de las temibles luces rojas en Xbox 360. Microsoft asegura que esto no tiene absolutamente nada que ver con el dispositivo de control por movimiento, aunque los usuarios parecen estar bastante convencidos.

Según hemos podido leer en los foros oficiales de Xbox 360, algunos jugadores han experimentado problemas al conectar su Kinect a Xbox 360 y, sólo unos días después, han visto como “el anillo rojo de la muerte” aparecía en su consola. Desde Microsoft aseguran que este problema no esta relacionado con Kinect, ya que el dispositivo está fabricado para funcionar con cualquier Xbox 360 del mercado.

El problema de las luces rojas de Xbox 360, que saltaban cuando se producía un error fatal en la consola de Microsoft, parece volver a ponerse de moda. Su relación con Kinect está aún por confirmar, por lo que podría tratarse únicamente de una casualidad. ¿Os ha pasado a vosotros algo parecido?

Antonio López 06 | 01 | 2011