Guerrilla, creadora del recién lanzado Killzone 3 (PS3), tiene un plan de ataque para hacer frente a los usuarios que tengan una PlayStation 3 con PS Jailbreak y lo utilicen para jugar con ventaja en el multijugador online de su nuevo título. Es la primera desarrolladora que se une a Sony en la búsqueda de poseedores de una PS3 hackeada o pirateada.

“Buscamos a gente que se porte mal, y seguimos informes relacionados con este tipo de personas para tenerlo todo controlado”, explica el productor de Guerrilla, Steven Ter Heide, para CVG. ” Pero al mismo tiempo nos hemos adelantado como desarrolladores y dicho `Vale, nuestro juego tiene lagunas, ¿qué tipo de datos tenemos, qué podemos analizar para saber cuáles serán los problemas potenciales?´”.

“Podemos mirar los rankings y estadísticas de la mayoría de usuarios que están jugando y deducir `Esto no pinta bien, ¿podemos ahondar en ello y ver qué ocurre?´. Esta es nuestra realidad actual, tenemos que ser capaces de seguir actualizando Killzone 3 para asegurarnos que contamos con ventaja contra los hackers”.

Daniel Cáceres 24 | 02 | 2011