Kaz Hirai y otros 40 cargos de Sony sacrificarán hasta un tercio de lo que acostumbran a embolsarse cada año como medida ante la crisis que atraviesa la empresa, que por cuarto año consecutivo presentará pérdidas en su reporte anual. Este debería presentarse como muy tarde mañana.

Kaz Hirai

Sony tiene que reportar unos 1.000 millones de dólares en pérdidas, y cualquier gesto parece poco para paliar el palo para la compañía nipona. Con el recorte de sus ejecutivos se ahorrarán alrededor de 10 millones de dólares, algo irrisorio frente al agujero que deja 2013.

No es la primera compañía que toma esta decisión, por responsabilidad, en Nintendo Satoru Iwata también redujo su sueldo a la mitad durante unos meses, mientras que sus compañeros lo hicieron en un 20 o 30 por ciento.

En 2012 Hirai abandonó su posición como jefe de PlayStation para tomar un control más general de la empresa y ejecutar una reestructuración cuyos resultados aún no se han hecho patentes. A pesar de las malas noticias, PlayStation 4 arroja luz al túnel de los de Tokio, con más de siete millones de consolas vendidas desde su lanzamiento en noviembre.

Rocío González en 13 | 05 | 2014