Año tras años los mejores videojuegos deportivos ofrecen un aire renovado, para seguir brindando al aficionado una experiencia lo más realista posible. El mundo del tenis, el fútbol y el baloncesto se llevan la palma, aunque es el deporte rey el que representa el mayor volumen de seguidores en la actualidad en nuestro país.

EA es consciente de este hecho y, por ello, intentan trabajar a conciencia las bases de su videojuego deportivo más trabajado para seguir mejorando con cada edición, más allá del simple hecho de incluir nuevos modos de juego, un sistema de escaneado facial potenciado o actualizaciones anuales en sus bases de datos.

FIFA 13 ha conseguido suplir los errores más graves de la entrega anterior para configurar una gran experiencia interactiva, donde el control en el terreno de juego se lleva la palma. Esta vez el sistema de colisiones no arroja tantos fallos, si no que genera situaciones de lo más realistas aportando novedades en el control. El sistema de regate de precisión ayuda a suplir una carencia en los videojuegos deportivos del momento, la mejora en la defensa táctica la hace más efectiva y, en general, la emoción dentro del terreno de juego está mucho mejor representada y jugablemente mejor ajustada que el PES 2013.

Su gran rival, como sucedió el año pasado, no se encuentra dentro del sector de los juegos de fútbol. NBA 2K13 somete al simulador de EA a un difícil examen, debido al realismo conseguido durante los partidos, las mejoras en el sistema de control y la espectacular ambientación que representa. Pese a ello, FIFA 13 se lleva la palma por lo adictivo de sus modos de juego y porque en el online he podido disfrutar de encuentros realmente duros y, por ende, épicos.

Sergio Melero 29 | 10 | 2012