Cuando hace cerca de medio año se lanzó el Samsung Galaxy 4S no hubo duda alguna sobre que se convirtió en el mejor terminal del mercado. Es cierto que las mejoras sobre su predecesor no eran demasiadas ni muy grandes, pero sí suficientes. Ahora ha sido presentado el iPhone 5S dispuesto a plantarle cara y superarle. Veamos si lo consigue.

Es difícil plantear una victoria en lo relativo a la memoria RAM y al procesador porque son radicalmetne distintos y ambos smartphones funcionan con distintos sistemas operativos. El iPhone 5S es el primer teléfono móvil que cuenta con el nuevo procesador A7, el primero en un móvil de 64 bits. Su Ram es de 1 GB y mientras que la del Samsung Galaxy S4 es de 2 y el procesador es el Qualcomm Snapdragon 600. Pero debido a la diferencia de sistema operativo este aspecto no ayudará a determinar cuál es mejor. El rendimiento de ambos terminales es muy bueno y los problemas que dan son mínimos, por no decir nulos.

El iPhone 5S llegará en gris oscuro, plateado y dorado.

PANTALLA

La pantalla de cada terminal es diferente y en este aspecto el terminal surcoreano se anota su primer tanto. Mientras el iPhone dispone de una pantalla de 4 pulgadas y una resolución de 1136×640 píxeles, generando una densidad de píxeles por pulgada de 326; la del S4 asciende a 5 pulgadas y 1920×1080, generando 440 ppp. Cuesta entender que Apple, siempre puntera, no haya planteado un cambio de diseño en el terminal que permitiera crear una pantalla de mayor tamaño cuando es lo que vienen reclamando los usuarios. La diferencia entre usar un móvil de 5 pulgadas y uno de 4 es muy grande.

CÁMARA

Por lo que refiere a la cámara de cada dispositivo está bastante equilibrado aunque haya una notable diferencia de megapíxeles. La cámara del dispositivo de Apple es nueva, iSight, y permite captar mayor cantidad de luz alcanzando una apertura de diafragma de f2,2, además de disponer de un doble flash que permite elegir la temperatura del mismo. Todo esto hace que su cámara pueda suplir, en términos de calidad de imágen, la diferencia de megapíxeles existentes entre una y otra, 8 y 13 la de Samsung.

Sin embargo, cuando atendemos a la cámara delantera Samsung dispone de una cámara 2 megapíxeles, mientras que la del nuevo iPhone es de 1,2.

MEMORIA

La memoria es uno de los aspectos más importantes dentro de un terminal móvil y en este apartado son muy similares. Ambos dispositivos se pueden comprar con memoria interna de 8, 16 y 32 GB. Lo único es que el terminal surcoreano permite ampliar dicha memoria 64 GB con una tarjeta Micro SD.

No sería realmente útil esta ampliación si simplemente sirviera para almacenar imágenes y no aplicaciones, que pueden ralentizar el uso del terminal. Esto ocurría en un primer momento pero fue subsanado tras una actualización.

BATERÍA

La batería es otro apartado donde Samsung se anota otro punto. Atendiendo a las especificaciones oficiales de cada producto, dura hasta 11 horas reproduciendo vídeo (por 10 del iPhone S5), 62 reproduciendo audio (por 40), 17 horas de conversación con el 3G activo (por 10) y 350 horas en reposo (por 250). En este caso, los números hablan por sí solos y no hay matiz alguno, como en el caso de la cámara.

Por otra parte, no hemos hablado todavía de algunos aspectos como que el S4 incorpora NFC y el 5S no, pero tampoco hemos comentado la gran novedad del artículo de Apple, el lector de huellas dactilares, que otorga una seguridad infranqueable al teléfono para desbloquearlo y para realizar compras online. Lo más probable es que Samsung incorpore un lector similar pues si por algo se caracteriza la compañía surcoreana es por absorber las buenas ideas de la competencia.

Por último, hay una cosa de la que los dos terminales carecen y, aunque parezca primitiva, millones de usuarios lo utilizan en todo el mundo. Ni el iPhone 5S ni el Samsung Galaxy S4 disponen de radio, por lo que los usuarios que quieran escucharla en la calle desde su terminal deberán hacerlo con retraso y utilizando los datos contratados.

Samsung Galaxy S4 tiene una amplia pantalla de 5 megapíxeles.

CONCLUSIÓN

No podemos obviar que se trata de dos terminales cuyos equipos de desarrollo han trabajado muchísimo. Sin embargo, vemos como en los matices en cada apartado el Samsung Galaxy S4 acaba siendo superior al iPhone 5S. El tamaño de la pantalla es una pulgada más grande (un 25% más), la memoria es ampliable, la batería dura más y Apple no ha aumentado los megapíxeles de su cámara, aunque ha mejorado otros aspectos que pueden llegar a igualarla en la práctica. Tampoco podemos olvidar que los dispostivos de Apple, si tienen fama de algo, es de un funcionamiento exquisito que raras veces genera problemas al usuario, cosa que sí ha ocurrido con el aparato de Samsung, siendo este un apartado imposible de cuantificar en números pero de gran importancia.

Finalmente el precio impuesto por el producto marca si el usuario está dispuesto a hacerse con él o no. Los dos requieren una gran inversión económica pero el de Samsung se ha llevado varios puntos por las pequeñas diferencias y, además, es más barato. Samsung Galaxy S4 cuesta libre 569 euros, mientras que el iPhone 5S estará disponible desde 639 dólares en Estados Unidos, precio aún pendiente en Europa.

Nacho Ros 22 | 09 | 2013