Hemos tenido el privilegio de colaborar en el Weekend Testing Program del MMO Star Wars: The Old Republic. Tras horas de pruebas, sueño y láser, estas son nuestras impresiones.

Llevo muchos años como jugador habitual, tanto de videojuegos “con final” como de MMO’s, y he tenido la suerte de ver la evolución que han sufrido todos ellos, y cómo ha habido una fertilización cruzada en los últimos tiempos entre ambos. Además de ser uno de los millones de seguidores que tiene la saga de Star Wars en todas sus versiones (películas, series, cómics, libros…), creo que por mis manos han pasado prácticamente todos los videojuegos que LucasArts ha editado con diferentes desarrolladoras, con mejor o peor resultado, y he vivido de primera mano todas las sensaciones que transmitían cada uno de ellos. Más allá de la parcialidad, el punto culminante, de momento, lo tiene sin ningún tipo de dudas Star Wars: The Old Republic.

UN MMO ÚNICO

El instalador baja rápido, pero una vez conectado empieza de verdad las horas de descarga del juego, actualizaciones, parches, y demás cuestiones que hacen que uno deje de mirar la pantalla para dedicarse a otras cosas mientras espera las horas necesarias para que todo termine. Se ha de comentar que costó encontrar un servidor, dado que a pesar de ser una beta cerrada había que esperar unos cuantos minutos para poder entrar. Es de agradecer que, antes de elegirlo, el propio programa te dice el tiempo de espera aproximado (en cola) para acceder, y una vez elegido te actualiza constantemente el número de personas que faltan para que tú entres, a modo de cuenta atrás. Para un jugador de MMO’s es de agradecer el no quedarse mirando la pantalla durante minutos esperando y mirando un relojito que da vueltas sin saber cuanto queda para entrar.

Star Wars The Old Republic PC

Una vez instalado todo nos encontramos con el editor del personaje, donde lo primero que decidiremos es si queremos pertenecer al Imperio o a la Antigua República. Difícil decisión, más por las implicaciones emocionales que por la realidad de los personajes porque en ambos bandos nos encontramos los mismos arquetipos. Tanque, nuker, healer, guerrero, mago… o lo que en Star Wars son sus versiones equivalentes con diferentes nombres según bando. De este modo, Trooper podría equipararse con el Caza Recompensas, el Contrabandista con el Agente Imperial, el Caballero Jedi con el Guerrero Sith y el Jedi Consular con el Inquisidor Sith. Según evolucionemos podremos elegir subclases, lo que nos dará 8 posibilidades de juego especializado según nuestro modo de juego, con combinaciones bastante interesantes. Por ejemplo, el Inquisidor Sith puede convertirse una vez elegida especialización en un healer con una capacidad ofensiva a distancia asombrosamente potente.

En cuanto entramos en el juego nos sumergimos en el mundo de Star Wars de lleno. La cabecera con los títulos de crédito marca de Star Wars deslizándose en perspectiva hacia el fondo introduciendo la historia, una cinemática para introducir a tu personaje y ponerte en situación… como primera impresión no podría ser mejor, la sensación de estar en un juego donde tú eres el protagonista y todo gira en torno a ti la consiguen desde el minuto cero.

El entorno gráfico da la sensación de volver a estar jugando el KotOR con unas texturas más elaboradas, con la diferencia clara que estamos en un servidor a centenares de kilómetros junto a varios centenares más de jugadores que, en ocasiones y si no fuese por el nombre que les acompaña, no diferenciaríamos de los NPC. Gráficamente el juego está a una gran altura teniendo en cuenta que se trata de un MMO. Texturas, colores, entorno y NPC’s como comentábamos un poco antes destilan la estética del KotOR con tonos edulcorados y sin contrastes lumínicos o cromáticos excesivos. A pesar de ser una beta y estar por pulir, las cinemáticas de los ataques son muy convincentes, y el aspecto general pese a faltar filtros es excelente.

Star Wars: The Old Republic

El mapa es cómodo y consigue que sea prácticamente imposible perderse, el leveado es lógico y nada tedioso, los compañeros de viaje solucionan problemas y no entorpecen la marcha, algo muy de agradecer en entornos estrechos donde resulta desesperante no poder pasar porque nuestro compañero NPC se ha quedado mirándonos en mitad del camino, la nave que conseguiremos con nivel 16 es grande, espaciosa, práctica y estéticamente inmejorable, el crafteo es excelente pese a ser muy sencillo y uno de los puntos fuertes junto con las mejoras de los objetos… impagable personalizar tu sable láser.

Por supuesto, y como único comentario con respecto al apartado sonoro, la banda sonora no tiene nada que envidiar a los visto en pantalla grande en los cines, ni en música ni en sonido ambiental o en los ruidos de los sables y armas al disparar o las máquinas y naves al moverse… magistral. Merece la pena ponerse auriculares y darle potencia, la inmersión será profunda y sorprendente.

Las misiones serán similares a muchos otros juegos: consígueme este y otro material, elimina 50 animales que amenazan la seguridad de determinada zona porque se han convertido en plaga, mata un número concreto de enemigos en esta otra zona que me molestan. Pero lo cierto es que hay una gran diferencia con otros MMO, y aquí es donde creemos que Star Wars: The Old Republic tiene las de ganar. Las misiones son introducidas por una elaborada cinemática al estilo de Mass Effect, donde podemos elegir ser neutrales, agresivos o colaboradores, y la grandísima diferencia es que durante esa cinemática no hay más jugadores a nuestro alrededor. Estamos solos ante nuestro Maestro, nuestro Comandante o nuestro jefe. Incluso en determinadas zonas, cuando entremos tanto para resolver una misión como para limpiar una cueva de enemigos o hablar con un NPC, durante todo el recorrido sólo estaremos nosotros. Completamente solos, el resto de los cientos de jugadores desaparecen. Si traducimos esto a sensaciones, pasamos de estar en un MMO rodeados de gente a ser el único jugador de la historia, y dicha historia en esos momentos girará exclusivamente alrededor nuestro. Somos, literalmente, los únicos que pueden salvar la situación.

MMO Star Wars

Y esto, la sensación de ser únicos y verdaderos protagonistas de la historia, nunca se había conseguido de un modo tan claro en un Masivo.

Star Wars: The Old Republic, consigue aunar las ventajas de un MMO y sus puntos fuertes, como son la experiencia de jugar con otras personas, compartir ratos y conversaciones, pelear codo con codo coordinados, formar parte de Guilds… con la sensación de un juego en solitario, donde te encuentras sólo ante las situaciones definitivas que harán girar hacia un lado u otro la historia, que inclinarán la balanza en la Galaxia hacia un bando o hacia el otro, hacia la Antigua República o hacia el Imperio Sith.

Pese a ser un Multijugador Masivo, tú eres el protagonista.

Rodrigo Perez 19 | 12 | 2011