Tras un prometedor primer contacto a principios de octubre, el remake de la saga de sigilo más mítica del PC, vuelve a la primera línea de nuestros pensamientos, como uno de los lanzamientos más atractivos para los primeros meses del 2014.

De la mano de Square Enix y Eidos Montréal (el mismo tándem que nos presentó el agraciado Deus Ex Human Revolution), Thief recupera toda la aventura, acción y misticismo de las anteriores entregas, en un nuevo y detallado entorno gráfico, capaz de mostrarnos la decadente y oscura vida de un ladrón, con una brillantez nunca vista.

Con todos estos elementos en la mezcla y su cercano lanzamiento en el calendario, era totalmente imposible evitar la tentación de acudir a la llamada de Koch Media, cuando nos presentó la posibilidad de volver a disfrutar del juego, en su versión para PS4.

UN REGRESO LARGAMENTE ESPERADO

Aunque sus hazañas no fueran del todo reconocidas fuera de los feudos del PC, el retorno de la saga Thief a la actualidad del ocio digital, abandona todo lo desarrollado en sus anteriores entregas, para presentarnos un nuevo comienzo en los oscuros oficios del legendario ladrón Garrett: un habilidoso acaparador de bienes ajenos, que no dudará en sumergirse en las inmundicias de una sociedad injusta, donde una reducida minoría acapara las riquezas de toda una comunidad hambrienta.

Impresiones Thief

Oculto en los tejados y serpenteantes callejones de una ciudad victoriana, la vida de Garrett trascurrirá entre los robos, hurtos y allanamientos habituales, hasta que un extraño encargo de robo fallido consiga dejarle gravemente herido, no sin antes descubrir la presencia de misteriosos cultos de una sociedad secreta.

Tras un largo tiempo de recuperación, Garrett despertará de su letargo para descubrir que no sólo no recuerda nada de lo ocurrido, sino que todo a su alrededor ha comenzado a cambiar: una nueva plaga conocida como La Tenebra ha empezado a causar estragos entre los ciudadanos, mientras que las clases opresoras intentar por todos los medios, apagar los primeros fuegos de una imparable revolución popular.

Intrigado por los hechos sucedidos en el pasado y su posible relación con los peligros del presente, Garrett volverá a vestirse con el velo de la noche para buscar las respuestas que inundan su mente y, mientras tanto, hacerse con todo lo que tenga algún valor en el mercado (no hay que perder los valores del oficio).

EL ARTE DE LAS SOMBRAS

Presentados los hechos que trascurren en el prólogo, la auténtica jugabilidad de Thief comienza a mostrarnos todas sus capacidades con nuestras primeras misiones de juego.

Impresiones Thief

En nuestras manos tendremos la total libertad y control de un auténtico artista en el sigilo y el hurto, capaz de traspasar cualquier vigilancia y protección, gracias a sus habilidades y el uso de algunos de sus indispensables artilugios: un arco con flechas especiales (preparadas para la distracción, ataque y huida), ganzúas con las que abrir cualquier puerta e incluso una porra con la que derribar a cualquier persona desprevenida.

Pero aparte de sus métodos habituales, Garrett descubrirá que tras su accidente puede recurrir a un extraño poder de concentración sobrenatural, con el que puede destacar todos los elementos de interés del entorno, descerrajar cualquier cerradura con facilidad o tomar ventaja en la lucha con los guardias.

Con todos estos elementos, el jugador descubre la posibilidad de desarrollar un estilo de juego más adaptado a su gusto, desarrollando el perfil que más le guste: ser un auténtico fantasma que pase desapercibido en las sombras y despiste a los guardias por medio de tretas y distracciones, convertirse en un depredador asesino incapaz de dejar nadie vivo a su paso, o simplemente, meter mano en cada uno de los bolsillos, cofres y tesoros que vayamos encontrando por el entorno.

Impresiones Thief

Y es que una de las principales características que mantiene Thief, aparte de su control en primera persona, es su enorme libertad de acción en su jugabilidad. Existen diversas y numerosas formas de conseguir un mismo objetivo, aunque siempre se premiará la vía que desenvuelva una mayor infiltración y sigilo.

ROBANDO A LOS MANDOS DE PS4

Como era de esperar, las capacidades técnicas de la nueva plataforma de Sony consiguen mostrar al detalle todos los elementos que se esperan del comienzo de una nueva generación de consolas, con un aspecto gráfico detallista, con un buen rendimiento en texturas e iluminación del entorno, dentro de un rendimiento fluido y con el inestimable detalle de una gran doblaje al castellano.

Pero lejos de las mejoras gráficas habituales, una de las principales sorpresas de jugar con Thief en PS4 radica en la propia interacción con las capacidades del nuevo mando de la consola, pudiendo acceder al inventario de una manera más rápida y efectiva por medio del panel táctil, así como el cambio en la luz del frontal, según sea la visibilidad del personaje (blanco cuando estemos a la vista y azul en zonas ocultas).

Impresiones Thief

En cuanto a la jugabilidad del título, Thief consigue mantener una desafiante experiencia de juego en primera persona, capaz de poner a prueba a todos los amantes de los juegos de sigilo, con un nivel de dificultad adaptado a los más valientes, siendo posible llegar al extremo de disfrutar de una partida sin ninguna clase de ayuda de la interfaz, ni poder hacer uso de la concentración sobrenatural de Garrett.

UN BOTÍN QUE MERECE SER ROBADO

Sin duda, las sensaciones que nos trasmite este nuevo remake de Thief, nos recuerda a las experiencias de los grandes títulos de acción y aventura, donde la libertad de juego radica en las habilidades y gustos del propio jugador, muy al estilo de títulos como Dishonored.

Impresiones Thief

El próximo 28 de febrero, las hazañas de Garrett llegarán a PC, PS3, Xbox 360, PS4 y Xbox One, en un lanzamiento que seguro hará las delicias de todos los poseedores de las nuevas plataformas del mercado, que ansían la llegada de nuevos títulos que aporten algo de aire al paupérrimo catálogo de las nuevas consolas.

Marcos Pelillo 24 | 01 | 2014