Una banda sonora con tintes épicos inicia la tercera entrega de Risen, la nueva apuesta de Piranha Bytes en el género del rol de acción con ciertas pinceladas clásicas. Y este ambiente es lo que uno espera, y desea, de una saga que comenzó en el 2009 y con la cual la desarrolladora ha tenido tiempo de profundizar en el mundo que ha creado. Por ello me he lanzado a probar esta beta, con la que el estudio nos permite ver el mundo abierto por el que esta vez nuestro protagonista se moverá para luchar contra las sombras que lo han despojado de su alma.

Risen 3: Titan Lords

Comenzamos nuestra búsqueda en la Isla del Trueno, lugar donde los Magos han construido un campamento y creado minas para poder encontrar cristales cargados de energía mágica, propicios para sus planes. Desde el primer momento en el que pisamos puerto, veremos la amplitud de campo de la que disponemos.

Escenarios ricos que generan profundidad, con objetos propios de la ambientación que hacen que esos primeros pasos queramos rotar la cámara para comenzar nuestra inmersión en el juego. Y en todo momento, lejano en el cielo, un vórtice de sombras y rayos nos hace ver que algo grande y poderoso está influyendo en las islas donde nos encontramos.

Pasadas estas primeras impresiones recién llegados a nuestro destino, comenzamos a ver que a Risen 3 le queda mucho por delante para ser el referente en los juegos de rol de acción, en el que Skyrim sigue siendo el Rey.

Piranha Bytes ha hecho un gran esfuerzo por crear una historia rica que nos traslade a su mundo, elaborando una gran cantidad de diálogos que intentan explicarnos la situación de la isla, las razones de los magos, el poder de los guardianes que los protegen, y que acaba convirtiéndose en un dime y direte entre el personaje y los pnjs, y que hace de los diálogos una situación un tanto tediosa, prólogos de la acción, aunque obligatoria fuente de misiones.

Como no sabemos en ningún momento de dónde vendrán los encargos, nos veremos abocados a asaltar a cualquier personaje que tenga una pinta interesante, o de querer ocultar algo, o que debido a su estoicidad sepamos que es importante hablar con él.

En contraposición a los escenarios, es en las conversaciones en donde encontramos una falta de detalle gráfico. Las poses, los gestos y el movimiento de nuestros interlocutores son estáticos, y aunque la cámara intenta hacerles un favor mediante un cambio de perspectiva después de un par de líneas de texto, desde mi punto de vista solo se empeora la cosa, ya que acucia frontalmente el poco dinamismo de los gestos y facciones.

Risen 3: Titan Lords

De todas maneras, hemos de entender que estamos ante una beta, y espero que si detrás hay una elaboración compleja de diálogos, se tenga en mente una mejora de este sistema antes de la salida del juego en agosto.

Una vez nos decantamos por ayudar a los magos, o al menos de momento, para poder llegar más lejos, el juego nos introduce en el sistema de combate. Hay que ser precavidos, porque en la barra de acción veremos que tenemos pociones, pergaminos, antorchas y demás objetos clásicos de apoyo, pero entre ellos está nuestra arma, y si camináis por una zona con amenaza real y no tenéis desenfundada el arma, os encontrareis con un primer ataque desagradable que no podremos evitar.

El combate está basado en el uso de botón izquierdo del ratón para ejecutar golpes y combos de repetición, así como el uso del botón derecho para contraataques y diversas fintas que irán mejorando con el paso de la experiencia. Mediante teclas podremos lanzarnos al suelo para posicionarnos y poder afrontar una nueva estrategia o quizás preparar el lanzamiento de algún hechizo o uso de pócimas curativas.
Risen 3: Titan Lords

Mejores objetos, nuevas habilidades basadas en formas de ataque y aumento de características base (destreza, fuerza, resistencia…) son lo que nos harán mejorar nuestro personaje y permitirnos progresar en la dificultad de los combates que nos acechan en las islas. Ninguna novedad en el frente en este campo. Tenemos que tener claro qué estilo de lucha nos gusta más, y qué tipo de arma nos gustaría blandir, ya que los puntos de experiencia se repartirán entre espadas, arcos, dagas, o magia en general y configurarán el rol de nuestro personaje.

Ciertamente Piranha Bytes acierta en su descripción de Risen 3, informándonos del mundo abierto que han creado. Desde el primer momento podremos descubrir los recovecos del mapa, en donde no hay mayor información más que los puntos de interés general como vendedores o puntos de transporte. El resto, es cosa nuestra.

Indagamos cuevas, minas, espacios selváticos, y desde esta nueva entrega podremos nadar y escalar para descubrir nuevas zonas, intentando llegar al fondo de la historia, algo que desde esta beta no he podido descubrir.

Risen 3 viene para mejorar a su predecesor, en su sistema de combate, más pulido y arcade, en su ambientación, con grandes escenarios, en su apertura y libertad de movimientos y sobre todo en la buena ejecución de la música que narra nuestras aventuras. Pero la falta de unas animaciones detalladas y dinámicas, la mala implantación del sistema de diálogos, y el ya habitual sistema de combate puede hacer que la madurez de este título pueda llegar a pasar desapercibido entre los jugadores más habituales al género.

Entiendo, y supongo, que este par de meses restantes para su publicación serán tiempo suficiente para pasar la capa final de maquillaje que haga que Gothic II, el gran título de Piranha Bytes, sea destronado. Estoy expectante.

Chus Seoane 29 | 05 | 2014