Teníamos ganas de aviones, de disparos y de arcade. Hay un título argentino que está en proceso de desarrollo que reúne todo ello. Hablamos de Project Root, título que irremediablemente nos evoca a uno de los juegos más míticos de la industria, Asteroides. Ante todo debemos decir que hemos probado una versión a medias del juego, que todavía está en desarrollo. Es por eso que hemos observado algunos fallos que posteriormente comentaremos pero que esperamos sean resueltos en la versión final del título.

Disfrutando del juego desde un punto de vista cenital asistimos a una guerra ambientada en un futuro no aclarado. Controlamos un avión, caza o nave, como prefiráis llamarlo, y podemos disparar, al menos al principio, dos tipos de misiles. El primero de ellos tiene una cadencia alta de disparo aunque hacen menos daño, mientras que el otro necesita que el tiempo entre disparos sea mayor aunque es más potente.

Project Root.

Es recomendable jugar con un gamepad, aunque no pasa nada si optamos por el clásico ratón y teclado. Con el teclado precisamente movemos el avión, yendo hacia delante, detrás, los lados;y girando sobre la propia nave con el ratón. Un manejo fácil e intuitivo para todos aquellos con una experiencia mínima en videojuegos. Es esa sencillez en los controles y en la jugabilidad la que hace que pasen los minutos y queramos seguir jugando.

La dificultad aumenta conforme pasa el tiempo. Los aviones enemigos aparecen cuando menos lo esperas aunque son fáciles de hacer desaparecer. Los más molestos son los antiaéreos situados en tierra. No se cansan de disparar y hace que no haya opción a darnos un respiro durante la batalla. Es un uno contra todos que tarde o temprano acaba con el usuario gastando vidas y teniendo que volver a empezar desde el último punto de control y diciendo: “¡Venga, esta vez me paso el nivel seguro!”.

Project Root presenta unos gráficos más que notables. No olvidemos que no debe ser ese su punto fuerte de un arcade sino la jugabilidad, la sencillez y la capacidad de entretenimiento que proporciona. Precisamente en la jugabilidad hay un aspecto importante a mejorar. Tras unos minutos jugando la nave no respondía a los disparos que ordenábamos. Tardaba tiempo en reaccionar, los guardaba en memoria y posteriormente lanzaba todos de golpe, con lo que los disparos salían cuando podían y no apuntando al blanco que pretendíamos cuando dimos al botón.

No obstante, le damos un voto de confianza, está en pleno desarrollo y es un juego que recomendamos juguéis para sacar vuestras propias conclusiones. Podéis probaros la versión de prueba (recordad que el juego no está terminado) de Project Root desde aquí.

Nacho Ros 31 | 10 | 2013