Hace unas semanas visitamos las oficinas de Koch Media en Madrid para una sesión intensiva con Hitman Absolution. Nos aguardaban los cinco primeros niveles del juego: Personal Contract, The King of Chinatown, Terminus, Run for your life y Hunter or Hunted.

Aún queda para que el Agente 47 llegue a las tiendas, si bien IO Interactive ya deja a las claras el mimo puesto en su retorno. Adelantamos desde ya que nuestras primeras horas con Absolution fueron harto satisfactorias, ya no solo a nivel técnico, sino también jugable.

Los fans de la serie han de estar tranquilos, pues el juego se mantiene fiel a las sólidas rutinas de infiltración que la encumbrasen. Eso sí, la libertad de actuación es mayor, siendo el jugador quien decida cómo afrontar cada misión. Sí, sabemos que la promesa es ya tópica, pero en el caso de Absolution se cumple a rajatabla. Así, jugamos la primera misión procurando por todos los medios el no ser descubiertos, para a continuación recorrerla desde el estruendo y sin miramientos. En ambos casos, la jugabilidad supo estar a la altura.

Concluyamos así que Absolution es uno de los mejores juegos de sigilo de los últimos años, pero también un dignísimo competidor en el segmento del gatillo fácil.

PERSONAL CONTRACT

La aventura arranca a las puertas de una lujosa mansión, donde habremos de infiltrarnos para dar con una agente renegada. Esta ha secuestrado a la joven Victoria, crucial en el trasncurso de la aventura (obviamente no desvelaremos por qué). Nada más tomar el control de 47, nos acercamos por detrás a un guardia, le noqueamos (aunque también podemos asesinarlo o usarlo como escudo humano) y escondemos su cuerpo en un contendor cercano tras adueñarnos de su indumentaria.

Ya con despreocupación, atravesamos los jardines de la residencia, procurando no llamar demasiado la atención (armando estruendo, corriendo o pasando cerca de algún guardia al que resultemos sospechoso). Para ello hacemos uso del instinto, habilidad que siluetea enemigos cercanos y objetivos (como en la serie Arkham), al tiempo que nos permite pasar inadvertidos (Assassin’s Creed).

hitman absolution gameplay

Dentro de la mansión optamos por un cambio radical de táctica. Volvemos a nuestro atuendo habitual y acribillamos a balas a cuantos agentes de seguridad se nos cruzan por el camino. La banda sonora cambia al momento de compás, insuflando adrenalina al jugador. Rodeados y sin balas, no tenemos más remedio que servirnos de nuestro entorno: sobre una mesa descansa una jugosa sandía con un cuchillo clavado, el cual extraemos y lanzamos al enemigo más incordiante. Solucionado.

Durante los tiroteos también nos resulta de utilidad la posibilidad de ralentizar la acción y marcar a distintos objetivos, de tal forma que reciban respectivas balas en espectaculares secuencias slow-motion. Habrá quien diga que esto facilita mucho las cosas, pero la espectacularidad del resultado lo compensa con creces. Sabed además, que cada nivel cuenta con objetivos secundarios, evidencias ocultas y numerosas armas por desbloquear, lo que alarga considerablemente la vida del título.

UNA AVENTURA DE CINE

Otro aspecto que nos ha encantado de Hitman Absolution ha sido su enfoque marcadamente cinematográfico. Las secuencias intermedias no tienen nada que envidiar a cualquier superproducción de Hollywood, gracias tanto al espléndido guión (que os mantendrá en ascuas de principio a fin), como a los ángulos de cámara o la propia banda sonora. Esta nos recordó horrores al Sean Callery de 24 o al Hans Zimmer de Origen, ahí es nada.

La propuesta de IO Interactive queda rematada por las excelencias del motor Glacier 2, creado expresamente por la desarrolladora. Es toda una lástima que dicha tecnología no haya visto la luz hasta este punto de la generación, cuando Xbox 360 y PS3 cuentan sus últimos meses. No es descabellado afirmar que Absolution ofrece uno de los acabados más loables vistos en consola. Terminamos de constatarlo en The King of Chinatown, segundo nivel, donde hemos de inmiscuirnos en un barrio chino para dar buena cuenta de cierto mandamás. Los efectos de luz son impresionantes, desde los típicos farolillos rojos hasta los haces de luz que se cuelan por las ventanas.

La recreación de multitudes es otro de sus puntos fuertes. Nos movemos por estas sin complicación, ya que fluctúan de forma realista, sin ralentización alguna. Es más, no nos da la impresión de atravesar una masa de personajes clónicos, como sí ocurre en otros títulos. Cada integrante del gentío ofrece un comportamiento y rasgos diferenciados. Esperad a ver qué pasa cuando apretamos el gatillo en plena marabunta: cada individuo comienza a correr con libre albedrío, de forma casi hipnótica por lo inédito de semejante representación.

hitman absolution ps3

El engine también sorprende en la representación de efectos climatológicos. La lluvia propia del tercer nivel (Terminus) os dejará embobados hasta olvidar vuestro objetivo: infiltraros en un viejo hotel. Las posibilidades vuelven a ser infinitas: hay muchas rutas por las que llegar al punto encomendado, de las cuales dependerá nuestra puntuación al terminar la misión. ¿Probaremos suerte accediendo desde las cloacas o intentaremos colarnos por el techo?

Tal variedad de opciones requiere de una inteligencia artificial a la altura. No decepciona, pues cada enemigo reacciona de forma muy distinta según nuestro proceder. Lo más divertido es jugar al despiste, atrayendo su atención hacia ciertos lugares para luego abordarlos por la espalda o simular nuestra rendición para pillarlos desprevenidos a la mínima de cambio. Esto último nos será de ayuda en Run for Your Life, quizás el nivel más espectacular del hands-on, donde tan pronto nos vemos ocultándonos en una plantación de marihuana, como esquivando la ametralladora de un helicóptero.

Preferimos no revelar nada más, porque a poco que contemos podríamos fastidiar el espléndido argumento del juego. Tan solo decir que cada misión culmina con un cliffhanger demoledor, lo que os dificultará apagar la consola. Nosotros mismos estamos sufriendo al desconocer qué ocurre más allá de Hunter of Hunted…

La última parte de la visita se centró en la modalidad Contracts. Básicamente estamos ante un editor de misiones: seleccionamos un escenario y deambulamos por él, marcando a varios enemigos que eliminar. El juego toma nota de nuestro proceder (orden y circunstancias de los asesinatos) y guarda la misión para que cualquier otro jugador pueda completarla con tales requisitos. En definitiva, un modo multijugador la mar de adictivo y casi infinito, dado su complejo de LittleBigPlanet.

Hitman Absolution llegará a Xbox 360, PS3 y PC el próximo 11 de noviembre.

José Carlos Castillo 05 | 10 | 2012