Barato y exótico, dos palabras que atraen la atención de turistas mochileros como la miel a las moscas ¿Qué es lo peor que podría pasarle a un joven ávido de ver mundo cuando él y sus amigos se adentran, como el que se adentra en Disneylandia, en un archipiélago perdido en el Pacífico tan inhóspito como salvaje?

Pues eso es precisamente lo que se plantearon los chicos de Ubisoft Montreal cuando se pusieron manos a la obra en el desarrollo de Far Cry 3. Tras el aperitivo del pasado E3, han decidido dejarse caer por España armados con PCs de gama alta y la versión más avanzada del juego para que le echáramos unas horas.

SUPERVIVENCIA ULTRAVIOLENTA

La demo comienza en una improvisada celda construida con bambú, en donde yacemos junto a nuestro hermano en lo que parece un campamento de guerrilla. Al igual que sucede en diferentes franjas ecuatoriales dejadas de la mano de Dios, impera la ley del terror y nuestro secuestro es una victoria para los piratas captores. A modo de tutorial (de muchos, pero empecemos por aquellos que atañen a nuestra condición humana) conseguimos escapar junto a nuestro hermano mientras nos escabullimos, para acabar siendo perseguido como una vulgar presa solitaria, y saltando al vacío en una última intentona a la desesperada para salvar la vida.

far cry 3 armas

Llegados a este punto conoceremos a Dennis, un nativo muy afable que no sólo nos rescata de una muerte segura, sino que se convierte en un inesperado mentor de la jungla. La supervivencia y el instinto animal inundan nuestra alma y pronto comenzaremos a perseguir como el depredador más sagaz, a escabullirnos cual pequeño herbívoro, o a matar con el sigilo y eficiencia de la más venenosa serpiente. Fruto de este aprendizaje, nuestra piel se irá nutriendo de diferentes tatuajes tribales que representan la grulla, el tiburón o la araña, tal cual son los tres árboles de habilidades que iremos desarrollando hasta, llegado el momento, no saber si somos humanos o animales, o si lo que vemos y sentimos es real o fruto de una mente torturada por la jungla, la violencia y ciertos elementos lisérgicos.

Durante los primeros compases de juego, además de meternos de lleno en el contexto de la situación, aprenderemos a movernos por un mapa gigantesco y de libre acceso por tierra, mar y aire como buen sandbox que se precie. A la hora de abrir el inmenso mapa que nos sirve de referencia, deberemos ir hacia las torres de comunicaciones y activarlas, lo que revelará misiones secundarias de todo tipo así como nuevas localizaciones. Cuanto mayor sea la superficie descubierta, mayores serán las posibilidades.

DESARROLLANDO EL INSTINTO

Ubisoft ha querido diferenciarse en un género tan manido como es el sandbox así como quitarse la espinita que supuso la segunda iteración de Far Cry, ya no tanto saliéndose del género en sí, que ya bastante identitaria resulta la saga desde sus inicios al ser en primera persona, sino dotando de una inusitada variedad a las misiones para que, en el básico concepto de ir desde el punto A al punto B, ocurran un sinfín de situaciones y posibilidades en los que elegir o apechugar con lo que provoquemos o las consecuencias de las que seamos responsables.

En las pocas horas que hemos podido disfrutar de Far Cry 3 hemos comprado y modificado armas de fuego, hemos saqueado, cazado y destripado animales, practicado el sigilo para asesinar por la espalda, hemos conducido un jeep, un quad e incluso un ala-delta (saltando de ella en pleno vuelo hasta la cumbre de una de las antenas de comunicación… con funestos resultados), hemos tenido hasta una experiencia lisérgica, tras adentrarnos en una caverna sembrada de hongos alucinógenos y aspirar la densa concentración de esporas.

far cry 3 coche

En cuanto al apartado técnico, y aún sabiendo que el código que probamos continua en fase beta -detalles como la ausencia de sincronización vertical confirman que aún le queda un concienzudo proceso de optimización-, el conjunto técnico nos ha dejado completamente boquiabiertos. El grado de detalle alcanzado en un entorno tan extenso y de libre exploración nos ha sorprendido para bien durante esta toma de contacto, pero si algo destaca por encima de todo resulta la iluminación, asombrosamente real, dinámica, volumétrica. Recordemos no obstante que el código probado ha sido la versión PC, a falta de comprobar los port a consola que se dejaron ver tímidamente durante el pasado E3.

Con todo, hemos salido de las oficinas de Ubisoft con la impresión de que se avecina un grande, sobretodo por la garantía de solución de los errores que tenía su segunda entrega y lo bien que le ha sentado el regreso a la selva tropical en lugar de la monocromática sabana. Da gusto ver cómo Jason se restriega las ropas cuando se prende fuego, cómo se venda al sufrir la mordedura de una alimaña o qué bien se conduce los vehículos. Las impresionantes vistas de un amanecer en lo alto de una torre de comunicaciones o cómo crear nuestros propios medicamentos, y por qué no aprender a deslizarse en barrido para derribar al enemigo, usar la cámara de fotos para marcar las posiciones, o caer desde una roca elevada para hundir nuestro machete en cogote ajeno: Far Cry 3 promete múltiples posibilidades con una ambientación sobresaliente y un guión original, de momento parece que están cumpliendo su promesa.

José Luis Fernández 10 | 10 | 2012