El próximo 31 de octubre la edad dorada de la piratería llegara a nuestro propio salón con el esperado lanzamiento de Assassin’s Creed IV: Black Flag. La nueva entrega de una de las sagas más prestigiosas del catálogo de Ubisoft nos trasladará a las peligrosas aguas del mar Caribe en pleno siglo XVIII, un época donde cualquier guerrero o mercenario podía dominar los mares con una temeraria tripulación y un barco cargado de pólvora y ron.

Aprovechando la cercanía de su lanzamiento, el pasado 20 de septiembre, las oficinas centrales de Ubisoft en Madrid se engalanaron para presentar las primeras sesiones de juego en vivo a la prensa especializada, con el aliciente de poder hacerlo en exclusiva con la nueva PS4. ¿Listos para el abordaje?

Edward Kenway con una mujer.

UNA VIDA DE RON, SANGRE Y FUEGO

Fieles a su periodo de publicación anual, la nueva entrega de la saga Assassin’s Creed aterriza en nuestros hogares a finales de año para presentarnos una auténtica aventura pirata. Dejemos atrás las intrigas de la guerra de la independencia estadounidense de su antecesor, para retroceder hasta la crudeza y pomposidad de la edad de oro de la piratería, de la mano de Edward Kernway, uno de los grandes amos y señores de las temibles aguas del mar Caribe.

Nos esperan grandes aventuras explorando el mayor escenario publicado en toda la historia de la saga. Un gigantesco mapa de aguas e islas en los que se encuentran todo tipo de localizaciones diversas para nuestro entretenimiento: desde la inmensidad de los mares a bordo de nuestros galeones de batalla, la soledad de las islas tropicales o la frondosidad y el misterio de las selvas que esconden ruinas mayas cargadas de tesoros.

Una de las muchas batallas que habrá en Assassin's Creed IV: Black Flag.

Y es que aparte de las intrigas características en el conflicto entre Templarios y Assassins, el nuevo título de la saga nos propone disfrutar de la mayor experiencia de piratas dentro del sector del videojuego: reclutar a nuestra tripulación entre la peor calaña de la zona, recuperar tesoros perdidos en islas o las profundidades del mar o conseguir la mejor embarcación posible para hacer frente a los poderosos ejércitos españoles e ingleses que patrullan las rutas comerciales del nuevo mundo.

NUEVOS VIENTOS PARA LA JUGABILIDAD

Aparte de las nuevas y apasionantes ventajas de toda una vida dedicara a los mares y el pillaje, los jugadores podrán profundizar en su experiencia en el juego, gracias al nuevo sistema denominado Companion Gaming.

Pensado como un perfecto suplemento de juego, el sistema Companion Gaming nos presenta las posibilidades de añadir un smartphone o tablet a nuestras partidas, con las que conseguir no solo un cómodo suplemento a nuestro juego, sino que también tendremos acceso a toda clase de información y misiones adicionales.

Assassin's Creed IV Black Flag transcurrirá en los mares del Caribe.

Imaginad tener un mapa del área siempre dispuesto a nuestro lado, o la posibilidad de ahondar en las numerosas informaciones o datos que presenta el juego. Con la facilidad de acceso de nuestros dispositivos, podremos continuar jugando más allá de nuestra sesión de juego con la consola: explorando y marcando lugares interesantes en el mapa para explorar en nuestra siguiente aventura, manejar las ventajas y equipamiento de nuestra embarcación, o incluso repartir a los miembros de nuestra tripulación en arriesgadas misiones de exploración a lugares recónditos.

Las funciones del Companion Gaming estarán disponibles para todas las versiones comerciales del título, haciendo más intensa e interactiva la aventura de Assassin’s Creed.

IMPRESIONES DE ASSASSIN’S CREED IV: BLACK FLAG – ÍNDICE

PÁGINA 1 – Impresiones.

PÁGINA 2 – Jugabilidad.

PÁGINA 3 – Entrevista a Arnaud Vaudour.

Marcos Pelillo 30 | 09 | 2013