Konami ha sido la encargada de llevar al mundo de los juegos a Hellboy: Science of Evil, videojuego del género acción que tiene como fecha de lanzamiento europea el día de hoy 10 de septiembre para las consolas Xbox 360, PSP y PS3. En Hellboy: Science of Evil nuevamente estaremos en la piel del héroe nacido de las llamas del infierno, pero, esto no bastará para sentirlo como un título divertido y novedoso.

Hellboy: Science of Evil, tiene varias deficiencias fuertes desde un inicio, sorprendentemente, no en gráficos o jugabilidad, las deficiencias de este juego están más vinculadas a historia y contenido.
Hellboy está conformado por seis niveles de juego que bien podrían ser uno sólo al no tener grandes variaciones entre sí. Aparte, los detalles que recibimos son mínimos y poco explicativos por lo que en determinado momento podrías bien sentir que estas en el nivel 2 cuando ya andas por el 4.

Pero, muchos pensarán, hay juegos que no tienen mucho contenido de historia y son buenos, sí, claro que sí, sino, pensemos en muchos títulos de lucha que prácticamente no dicen nada pero que son buenísimos; pero, eso no sucede en este juego. Hellboy: Science of Evil dista de ser entretenido, retador o divertido. Cada nivel sólo es eso, un nivel donde tenemos que matar a todos los enemigos que se nos cruzan para desbloquear el siguiente nivel. Además, los enemigos no es que correrán a atacarnos, muchos solo pasarán de largo y al ser todos iguales pensarás que revivió alguno que ya mataste.

Gráficamente es aceptable. Los modelados y detalles están bien; aunque, si hacemos comparaciones con los nuevos títulos bien podría ser este uno desarrollado para PS2 y no para PS3 o Xbox 360. Los efectos también están bien logrados aunque la música no les ayuda mucho.

Si eres fanático de Hellboy definitivamente podrás ver este juego con los ojos que otros no, pero, si no es así, piensa bien si lo tuyo es repartir golpes sin sentido por horas a enemigos realizados en serie siendo tu único propósito llegar al siguiente nivel.

María Sánchez Montes 11 | 09 | 2008