En esta entrada seguimos con las misiones daédricas, en esta caso se trata de Al Alba, una de las más interesantes que se pueden ver actualmente. Para poder realizarla deberemos tener como mínimo nivel 12 en nuestro personaje. Una vez cumplimentado el requisito vamos allá:

mision daédrica al alba skyrim

ABRIR EL SARCÓFAGO DE RAGNVALD

Es preciso abrir tal sarcófago, dentro encontraremos el objeto Luz de Meridia. Nos hablará una voz invisible y se activará la misión. Deberemos llevar la Luz hasta un monte llamado Kilkbreath. Para ello deberemos ir primero hasta la Estatua de Meridia, situada al oeste de Soledad. Sustituiremos la luz tras examinar dos estatuas pequeñas para activar un pedestal.

Por fin hablaremos con Meridia que nos dirá que tenemos que llevar la luz por el templo. Una vez dentro, y tras acabar con los enemigos que nos salgan al paso tendremos que llegar a la puerta sur de las catacumbas y abrirla. Tendremos que llegar hasta una especie de balconada tras activar unos pedestales y tendremos que buscar una puerta que nos de acceso a las Ruinas de Kilkbreath.

misiones daédricas

EL FINAL DE LA MISIÓN DAÉDRICA

Tendremos que tener cuidado con las trampas que nos aparezcan y llegar a unas jaulas donde deberemos virar y llegar, mediante el salto, a un pedestal que activar. Entraremos por la puerta oeste y seguiremos un camino que tras un par de puertas nos lleve a las Catacumbas de Kilkbreath. En la última sala acudiremos al pedestal que nos abrirá la puerta para enfrentarnos contra otro enemigo especial.

Este enemigo se llama Malkoran y es un mago al que acompañarán cuatro enemigos más, sombras corrompidas. Tras acabar con él deberemos superarnos y matar a la sombra del propio Malkoran. Una vez acabemos con él hablaremos de nuevo con Meridia y podremos recoger la espada Quebrantador de amaneceres.

Adrián Hernán 25 | 01 | 2012