Aquí podréis encontrar la forma de conseguir todos los finales de Silent Hill: Downpour, la nueva entrega de la popular saga de Konami que recientemente estrenó título en PS3 y Xbox 360. Todos los finales desbloquean algún logro, excepto el último. Advertimos, como podréis imaginar de posibles spoilers o destripes argumentales.

FINAL A: PERDÓN

Para conseguir este final deberéis hacer todas las acciones buenas a lo largo del juego. Es decir, deberéis intentar salvar a la policía cuando está a punto de caer por el acantilado, darle ánimos al agente de la ley que se quiere suicidar en Devil’s Pit y dejar con vida a la policía al final del juego, cuando nos convertimos en el hombre del saco. Es importante, además, que matemos a pocos enemigos durante el juego.

silent hill downpour devils pit

FINAL B: VERDAD Y JUSTICIA

Tendremos que tomar la decisión mala cuando podamos ayudar a la policía en el acantilado y al agente en Devil’s Pit. También deberemos acabar con todos los monstruos que salgan a nuestro paso, al menos con el mayor número posible de ellos. Deberemos salvar a la agente de la ley al final del juego.

FINAL C: CÍRCULO COMPLETO

Se consigue de la misma forma que el Final A pero, cuando seamos el hombre del saco al final del título, deberemos matar a la agente de policía.

FINAL D: EJECUCIÓN

Se consigue de la misma forma que el Final B pero, cuando seamos el hombre del saco al final del título, deberemos matar a la agente de policía.

silent hill downpour police

FINAL E: SORPRESA

Para conseguir este final es necesario haberse pasado el juego al menos una vez. En la segunda partida, veremos siete lugares diferentes marcados con velas encendidas que forman parte de la misión secundaria Objetos Inútiles. Es necesario completar esta misión y, al final del juego, matar a la agente de policía. Es un final cómico, por así decirlo.

FINAL F

Este final no tiene logro asociado. Simplemente, cuando nos convirtamos en el hombre del saco al final del título, deberemos dejar que los monstruos y enemigos acaben con nuestra vida. También podemos conseguirlo dejándonos matar por la agente de policía.

Antonio López 18 | 04 | 2012