JUSTICIA EN PIKE´S BASIN (SHERIFF JOHNSON)

guia de red dead redemption xbox 360
Sube a tu caballo y sigue a Johson y a sus muchachos hasta que llegues a la entrada del Pike’s Basin, donde el juego te obligará a seguir a pie. Ten cuidado.

Pocos después, aparecerá la primera oleada de enemigos. No te fíes, esto no tiene nada que ver con la misión anterior ya que los rufianes pueden dispararte de todas partes. Cúbrete bien en las rocas y líquida a los más cercanos; avanza un poco más, refúgiate y repite la operación. Cuando hayáis exterminado a todos, deberás escoger entre seguir a los dos ayudantes o al sheriff… ¿no vas a dejar al viejales solito, verdad?

Deja que los ayudantes se encarguen de los enemigos de su lado, y vosotros encargaros del vuestro. Aunque esta sección es más lineal y prácticamente no es necesaria la cobertura, no pierdas de vista la localización de rocas y demás refugios por si las cosas se ponen feas.

Cuando lleguéis a una especie de campamento improvisado, refúgiate en las rocas para liquidar tranquilamente a sus inquilinos. Vigila el radar por si algún enemigo se sitúa en una posición donde te tenga a tiro. Al acabar, tendrás todo el tiempo que quieras para buscar dinero o munición en los cadáveres y en el par de cofres del campamento. ¿Ya has descansado lo suficiente? Bien, reúnete con el sheriff.

¡Precaución! En la siguiente zona hay francotiradores apostados al otro lado del puente, y tienen una puntería formidable. Escóndete rápidamente en las rocas cercanas al abismo y activa el Dead Eye cada vez que uno de ellos se asome tímidamente para finiquitarlos en un santiamén. Asimismo, cuando crucéis el puente aparecerán más enemigos, así que no enfundes el arma todavía y no corras como un loco.

El grupo inicial se reencontrará justo antes de llegar al campamento donde los bandidos tienen retenidos a los rehenes (¡ni se te ocurra matarlos!). Haz lo mismo que tus compañeros: agáchate y avanza sigilosamente entre los arbustos hasta llegar a las últimas rocas de la parte superior. Aguarda a que los enemigos se acerquen y entonces acribíllalos a balazos. Limpia primero la zona superior antes de descender; refúgiate en los parapetos cercanos a la pared para que los enemigos de abajo no puedan dispararte.

A continuación, baja al campamento, escóndete tras las paredes de las tiendas y acaba con los pocos enemigos que deben quedar. Cuando todos hayan mordido el polvo, habrá terminado esta larga y peliaguda misión. ¡No olvides vaciar los cadáveres antes de irte!

EL BLUES DEL TIMADOR (NIGEL DICKENS)

trucos red dead ps3
Después de la secuencia cinemática en la que John ayuda a Nigel a levantarse y a subir al carruaje, deberás llevar al viejo al médico de Armadillo. Pero el viaje no será precisamente de placer, ya que los bandidos que han dejado a Dickens al borde de la muerte regresarán para rematar la faena.
En la parte superior de la pantalla está la barra de energía de Nigel; disminuirá si chocas bruscamente contra algo o si le alcanzan los disparos enemigos. El radar marca la ruta más segura para llegar a Armadillo y los puntos rojos son los bandidos.

¿Cuál es la táctica ganadora? Ni detenerse totalmente cada dos por tres para matar a todos los enemigos ni correr como un loco; en ambos casos Nigel no aguantará. Por lo tanto, se recomienda fusionar ambas tácticas y disparar al galope (utiliza el Dead Eye si es necesario) para derribar el mayor número de rufianes posibles. Llegarás al pueblo en menos que canta un armadillo.

MUJERES Y RESES (BONNIE)

Una misión muy fácil precedida de una secuencia muy larga. Súbete al caballo y sigue a Bonnie hasta el corral. Allí debes guiar a las vacas hasta el punto marcado por el mapa siguiendo la ley de la contradicción: si quieres que avancen, ponte detrás; si quieres que vayan a la derecha, ponte a la izquierda, y así sucesivamente. En este caso, da igual si se pierden una o dos vacas, ya que si consigues dominar a la mayoría el resto volverán irremediablemente al redil. ¡No tienen escapatoria!
Una vez hayas juntado las vacas con el grupo más grande, deberás llevar toda la marabunta a otro punto cercano. Aquí te ayudarán otros vaqueros, y prácticamente no hay que cambiar de dirección en ningún momento, así que será pan comido.

SIN CASTIGOS, MALCRIAMOS A LOS BANDIDOS (SHERIFF JOHNSON)

Súbete al caballo y sigue al sheriff y a sus muchachos. Al poco rato avistaréis una sospechosa nube de humo, señal inequívoca de un campamento cercano. La inactividad del mismo os pondrá intranquilos, así que te tocará ir a investigar. Cuando llegues comprobarás que allí se ha producido no hace mucho una horrible matanza, pero al menos alguien se ha dejado el Winchester. Santa Rita, Rita… Por el camino os toparéis con otro campamento prácticamente idéntico al anterior.

Los muchachos sospechan de que los bandidos se dirigían a la graja Ridgewoord, así que éste será vuestro próximo destino. Hmmm… hay demasiado silencio, ¿verdad? Algo malévolo se cuece en el ambiente… Investiga las letrinas y el resto de puntos amarillos del radar en busca de los granjeros, pero la búsqueda será en vano. Tan sólo queda explorar el granero, que misteriosamente ha sido tapiado. Dispara a los cuatro tablones de madera para abrir el portón y… ¡madre del amor hermoso!
Si te quedaba siquiera una brizna de misericordia, después de lo que acabas de ver ésta se habrá esfumado para siempre. Sigue al sheriff hasta la entrada de la casa, escóndete tras los refugios y ve disparando tranquilamente a los enemigos que irán saliendo por las puertas. Cuando no salga nadie más, entrad con precaución (aprovecha y estrénate con el Winchester) y barred el piso inferior de rufianes (utiliza el radar para que no te tiendan una emboscada).
trucos red dead xbox 360
Los dos últimos enemigos están en el piso de arriba, pero tienen rehenes y matarles significará volver atrás en la misión. Empuña una pistola, abre la primera puerta y activa el Dead Eye para apuntar sin problemas al enemigo; repite la misma operación con el segundo. Si te queda poca energía para el tiempo bala, inviértelo en éste último porque tiene a su rehén muy bien cogida y es sumamente difícil no dañarla durante la refriega. Antes de abandonar la casa, no olvides inspeccionar los cadáveres.
Después de la breve secuencia, sigue a Johnson hasta el refugio improvisado de los bandidos. Todo irá mal y acabaréis parapetados en una casa derruida mientras intentáis resistir el asedio de los rufianes. Aunque no lo parezca, es una sección muy sencilla si eres paciente y sabes cuándo debes asomar la cabeza y cuándo esconderla cual avestruz. No hay tiempo ni nadie te meterá presión, así que ve objetivo a objetivo. Y sobretodo… ¡no dejes de cubrirte! Recuerda: son dos oleadas, sólo dos y la misión habrá terminado.

CABALLOS SALVAJES, PASIONES DOMADAS

Súbete al caballo (¡a estas alturas ya deberías saberlo!) y sigue a los MacFarlane hasta que encontréis un grupo de caballos salvajes. El objetivo consiste en domar a un par de éstos. Aunque parezca difícil sólo debes seguir las indicaciones del tutorial: apunta con el lazo a uno de los caballos y lánzalo como si fuese un arma para atraparlo, mantén los gatillos pulsados hasta que alguno de tus dos compañeros mantenga la presa firme con un segundo lazo. Entonces puedes desmontar tu caballo e intentar domar el que acabas de capturar mediante un rápido minijuego en el que debes mover la palanca de la izquierda de forma que John se mantenga en el centro de la montura, o si no caerá al suelo.

El primer caballo se lo llevará el Sr. MacFarlane a la granja, y el segundo lo deberás llevas tú mismo al galope. Una vez allí, Bonnie recibirá noticies de que se han avistado otro grupo de caballos salvajes, y, como estáis en racha, ¿por qué no aprovechar la ocasión? Acompáñala hasta el lugar, aunque la estrategia ahora será diferente a la anterior.

Básicamente, debes llevar el grupo de caballos al punto marcado por el radar, tarea sumamente difícil debido al carácter independentista de los bichejos. Sé paciente y sobretodo no permitas que se separen porque entonces tu vida se convertirá en un martirio hasta que los vuelvas a reunir.
Una vez los hayas metido en el cuello de botella de cañón, los compañeros empezarán a atraparlos… a todos salvo el semental de la manada, que huirá corriendo. ¡Aprisa, tras él! Corre muy rápido, cierto, pero cuando salga del cañón y brinque en el espacio abierto lo tendrás muy fácil para acortar distancias tomando atajos. Cuando lo tengas “a tiro”, lanza el lazo y desciende rápidamente de tu caballo porque en esta ocasión no habrá nadie que te ayude a retenerlo. Móntalo inmediatamente y aguanta la prueba de equilibrio hasta que aprenda quién es el jefe. Como recompensa, ¡te lo podrás quedar!

Daniel Cáceres 25 | 05 | 2010