2.1. RÍO ESTIGIA

Buenas noticias: Kratos ha sobrevivido a la caída mortal desde lo alto del Olimpo. Malas noticias: éste ha caído de lleno en el Rio Estigia. Conforme nades hacia su orilla, las almas de los condenados irán arrancándole los poderes al espartano hasta que quede bajo mínimos. Siempre le pasa lo mismo al pobretón.

2.2. REINO DE HADES

guia gow 3
Ya en la orilla, la pérdida de los poderes se verá ligeramente subsanada con la aparición de la fantasmagórica Atenea, que no sólo volverá a aconsejar a su antiguo servidor, sino que además le ofrecerá las Espadas del Exilio y una nueva posibilidad para vengarse de los Olímpicos, de los Titanes y de la humanidad en general. Un poco rencoroso sí que es este Kratos…

Utiliza el gancho para alcanzar el otro lado y prosigue sin demasiados altercados hasta llegar a la Puerta de Hiperión desactivada… por el momento. Aproxímate a la puerta gigantesca que tiene encima una estatua del dios Hades y recibirás una nueva habilidad que te permite invocar a los compañeros exiliados de Kratos; una magia muy útil cuando estés rodeado de enemigos. Para continuar debes limpiar la zona de escoria cadavérica, así que aprovecha la ocasión y pon a prueba el poder las veces que quieras, ya que no se te agotará la barra mágica.
Continúa por la derecha y abre la puerta que se halla al final de todo para iniciar una nueva pelea, esta vez sin benevolencias por parte del juego. Aparecerá la primera Gorgona, un enemigo que intentará aplastar a Kratos con su cola de reptil -mueve los botones indicados en la pantalla para liberarte- o petrificarlo con su rayo mortal -intenta bloquearlo a tiempo para devolvérselo; si caes en la trampa mueve rápidamente el joystick para volver a ser de carne y hueso.

Encárgate de la Gorgona, vigilando de cerca al resto del personal, y cuando esté a punto de morir inicia el evento rápido de rigor para arrancarle la cabeza y petrificar a los enemigos colindantes; a partir de ahora utiliza siempre esta táctica cuando hayan demasiados rufianes a tu alrededor. A continuación aparecerá otra Gorgona, pero no debería suponerte ningún problema; es más: no hace falta utilizar ni una pizca de magia para salir indemne de la contienda. Sigue adelante y en la bifurcación toma el único camino que no está bloqueado -no tardarás mucho en poder encargarte de las molestas zarzas.

2.3. PIRITOO

Al poco te encontrarás con Piritoo, que accederá gustoso a dejarte el arco si lo liberas de su prisión. Salta a la plataforma que ahí encima suyo y después utiliza el salto doble para llegar a la cornisa elevada de la izquierda, donde hallarás un caldero que deberás empujar para que caiga al piso inferior. Empuja el peculiar objeto hasta la celda donde está retenido un Cerbero; éste lanzará una llamarada que encenderá el caldero, del que saldrá aire caliente que te elevará si extiendes las Alas de Ícaro.

Vuelve a la plataforma que está encima de Pirítoo para que, al bajarse, haga que las barras de la alcoba a la que puedes acceder con el aire del caldero se muevan. Las barras volverán a bajarse cuando la plataforma recupere su posición habitual, así que corre hasta el final de la estancia, extiende las Alas sobre el caldero y elévate para llegar a una palanca que abrirá la celda de Cerbero.

Ahora ha llegado el momento de domar al animalillo; puedes hacerlo con ataques habituales o con la magia -como hay un cofre azul cercano, no tienes nada que perder. Cuando el Cerbero esté agotado, súbete a él para controlarlo y obligarle a lanzar bolas de fuego. Dirígete a la celda de Piritoo -eliminando a los enemigos que intenten bloquearte el paso- y hazla arder… con su prisionero en el interior. Pero lo importante es que ahora tendrás el Arco de Apolo, un arma que puede lanzar flechas tanto normales como ígneas -aunque éstas necesitan que el jugador cargue el tiro.

Al recoger el arma surgirán más enemigos: los esqueletos normales pueden vencerse con ataques normales y los arqueros de las cornisas superiores con el arco. Regresa a la bifurcación y lanza una flecha candente al paso bloqueado por las zarzas. Prosigue y no olvides saltar a la pequeña cornisa de la izquierda para continuar.
guia gow 3 ps3
Llegarás a una sala con bichejos voladores de los más molestos -éstos y los canes pequeños pueden ser más peligrosos en manada que tres centauros con mala uva. En esta ocasión, como no hay ningún otro tipo de enemigo cercano, lo más sensatos es acribillarles a flechazos y agarrarles cuando caigan al suelo para arrancarles las alas. ¿Muy brutal para el gusto de los presentes? Posiblemente, pero se lo tenían bien merecido por pesados.

El camino te llevará a una sección donde deberás escalar un acantilado que es de todo salvo uniforme. Primero encarámate a la pared y sigue hasta que aparezca un mensaje en la pantalla con instrucciones sobre cómo dejarte caer para agarrarte a cornisas inferiores. Hazlo, y cuando llegues al extremo derecho ve subiendo y dirigiéndote a la derecha hasta que puedas agarrarte a una sección del techo. Continúa hacia la derecha hasta que te veas obligado a descender, después salta hacia el pilar recubierto de vides utilizando las Alas para no caer al vacío. Una pequeña sección de ganchos y saltos te llevará hasta la siguiente parte del Hades.

2.4. JUECES DEL INFRAMUNDO

En la zona con las tres estatuas gigantes verás que hay un altar en el extremo sur. Si lo lees, activarás una secuencia donde debes superar tres pruebas, y no podrás abandonar el área hasta que las hayas completado todas. Se recomienda salvar la partida primero por si algo no va como estaba planeado, acabas con poca vida o magia y por más que reinicies los enemigos te liquidan al primer toque.

Dicho esto, comencemos. La primera prueba es muy fácil, sólo debes eliminar a las pobres almas desgraciadas y a los subordinados que deciden su destino. Si las manos agarran a alguien, lo convertirán en un enemigo más difícil de batir, así que la estrategia ganadora es encargarse de éstas primero con ataques rápidos y luego de los mindundis restantes.

Cuando estés listo, lee de nuevo el pedestal para iniciar la segunda prueba. En esta ocasión, los enemigos se transformarán si tocan las barras, mas es conveniente que les dejes fortalecerse porque así puedes agarrarlos y utilizarlos de ariete para acabar con la multitud en un santiamén. La cosa se complicará cuando llegue el Minotauro, ya que su carga ofensiva puede disminuir gravemente tu barra de vida; si ves que no vas a poder esquivarle, utiliza el agarre largo -L1 + “O”- y lo detendrás. Es muy importante que lo elimines con el evento rápido para ganar vida extra, una ayuda imprescindible para la última prueba.

¡Elimínalos a todos! ¿Suena fácil, verdad? ¡Pues no! Durante la contienda surgirán los siguientes enemigos por orden de aparición: Gorgona con pajarracos, Minotauro con pajarracos y un segundo Minotauro. Si estás en un apuro o si has seleccionado un modo de dificultad elevado, es recomendable que primero te libres de la primera oleada de bichos voladores, y luego debilites a la Gorgona sin matarla; cuando aparezca el primer Minotauro, encárgate de él o engaña a la Gorgona para que lo petrifique por ti. Al caer el Minotauro, aparecerá su compañero con la segunda oleada de pajarracos. ¡Ahora sí! Acaba con la Gorgona con el evento rápido para arrancarle la cabeza y acabar con todos sin haber sufrido ni un rasguño. De nada.

Sitúate en el circulo de en medio para recibir tu juicio. Parece que las estatuas no están del todo contentas contigo, así que metete en el portal que acaba de activarse para afrontar una nueva prueba. Cruza el pasillo hasta que aparezcan dos Minotauros. ¡Rápido!: lanza dos flechas ígneas a los calderos cuando los enemigos estén cerca para que la explosión los debilite significativamente. Finiquítalos y cruza la siguiente sección con las Alas de Ícaro para llegar a una misteriosa estatua de bronce que activará una secuencia cinemática.
trucos de god of war 3
Una vez informado de su identidad, da un salto más, déjate caer por la pared cubierta de vides y prosigue hasta llegar a un aparente callejón sin salida: encarámate a la pared de la derecha para continuar. Al otro lado te toparás con unos soldados que lanzan una especie de proyectiles azules; atácales directamente y aléjate cuando vayan a morir ya que explotarán. Si tienes muchos problemas, utiliza el caldero más próximo para debilitarles e incluso destruirles.

Prosigue hasta llegar a una habitación enorme donde te aguarda un puzles un tanto complejo. Primero lanza una flecha de fuego a la plataforma con las zarzas para crear una corriente de aire caliente que te lleve al nivel superior extendiendo las Alas de Ícaro. Elimina a los soldados -agarrarles en el aire suele ser muy efectivo, activa la palanca y salta rápidamente a la plataforma móvil para llegar al tercer piso. Coge el caldero -cuando lo hagas aparecerán más enemigos- y déjalo cerca del “ascensor”. Baja al segundo piso, vuelve a activar la palanca, súbete a la plataforma y rápidamente empuja el contenedor volátil hacia el interior de ésta. De vuelta al segundo piso, saca el caldero del “ascensor” -de nuevo, surgirán más soldados- y empújalo por el hueco para que estalle en la plataforma inferior y fortalezca la potencia del aire. De este modo, ahora podrás llegar hasta la salida que hay arriba del todo.

Llegarás a un pasillo cuyas estatuas revivirán y te atacarán; la estrategia ganadora consiste en separarlas -si puedes- y contraatacar en lugar de esquivar ya que sus maniobras con el martillo son lentas y predecibles. A la mínima oportunidad acaba con ellas mediante el evento rápido. Una vez eliminadas, sigue con tus andanzas hasta llegar a…

2.5. LA FORJA

¡Vaya, parece mentira pero Hefesto es más feo que sus representaciones pictóricas en las vasijas griegas! Cuando acabes de hablar con él, mueve la palanca del rincón de la derecha para activar una puerta, por la que deberás entrar yéndote por donde viniste. Te encontrarás en una sala circular que girará conforme muevas la palanca en dirección contraria a las agujas del reloj. Ve dándole a la palanca hasta que la abertura de la sala te permita pasar por el túnel del norte, después de incendiar las zarzas con una flecha, claro está.

Deslízate hasta que te hagas con la Espada del Olimpo, que permitirá activar la furia de Kratos una vez el medidor de rigor esté activado. ¿Por qué no aprovechas la ocasión y lo pruebas con los molestos enemigos que acaban de aparecer? Cuando hayas terminado, baja al piso inferior y utiliza los ganchos para regresar a la entrada del Hades. Liquida a los arqueros con las flechas y aproxímate al gran portón donde dormitan dos Cerberos.

Los perros de los Infiernos atacarán cuando te aproximes. La batalla será muy fácil si vas con calma y te concentras en los movimientos de los Cerberos para deducir sus ataques. Si van a lanzarte una bola ígnea, realiza un bloqueo oportuno para devolvérsela, y si arquean la espalda rueda hacia atrás para esquivar su acometida. Si lo haces pausadamente y te centras primero en uno de los enemigos, acabarás la contienda sin haber gastado ni una pizca de magia o del poder de la Espada del Olimpo.

Quema las zarzas, abre las puertas hacia los dominios de Hades y elimina a los perros canijos; mosquitas muertas comparados con lo que te acabas de enfrentar.

2.6. PALACIO DE HADES

“Pasa, como si estuvieras en tu casa… ¡no volverás a salir de aquí!”. Qué cachondo que es el tío de Kratos. En fin, una vez en la sala con el gran árbol, ve a la derecha y empuja el carro con piedras y déjalo a la izquierda, cerca de la rueda. Por el trayecto surgirán bichos voladores que parecen pedirte a gritos que les arranques las alas. Una vez te hayas librado de ellos, mueve la rueda y rápidamente bloquéala con el carro para impedir que la puerta que ha abierto vuelva a cerrarse.

Sube por el árbol y ve a la derecha. Llegarás a una sala con Minotauros y perrillos; irónicamente, la peor amenaza serán los últimos ya que si logran atraparte en sus fauces deberás agitar el joystick para liberarte y eso dará tiempo a los toros para embestirte a base de bien. Lo mejor es utilizar la magia para eliminar a los canes y luego centrarte tranquilamente con los grandullones.

Ve al pasillo superior para dar con una sala con otra estatua gigante de Hades -¡qué egocéntrico es el dios del Inframundo, Narciso a su lado es un modesto! Mueve la palanca para que aparezca el ataúd de su difunta esposa, la ninfa Perséfone; empújalo para que golpee el torso de la estatua, mas el intento fracasará porque sus brazos impiden la colisión. Por suerte, el choque resultante ha hecho caer un par de escaleras. Pero antes… ¡saca a patadas a los recién llegados!

Primero sube por la escalerilla de la izquierda, y una vez en la habitación activa la palanca para bajar al recibidor del palacio, donde se encontraba el carro de piedras. Empuja el carro hasta meterlo en el ascensor, regresa al piso superior y colócalo cerca de la rueda. ¿Ya sabes lo que eso significa, no? Exacto: mueve de nuevo la palanca de enfrente de la estatua de Hades, vuelve corriendo a la habitación que se accede subiendo por la escalera de la izquierda, mueve la rueda y bloquéala con el carro. De ese modo, habrás atrapado uno de los brazos de la estatua.

¿Complicado? Tranquilo, los siguientes pasos son mucho más sencillos. Activa de nuevo la palanca de enfrente de la estatua de Hades pero esta vez corre hacia la escalera de la derecha, escálala y mueve la rueda de la habitación. ¿Ves como no ha costado tanto? Ahora empuja de nuevo el ataúd de Perséfone para abrir un boquete en el torso de la estatua y saltar alegremente hacia tu perdición.

2.7. HADES

guia god of war 3 ps3
La batalla final contra el mandamás del Inframundo es larga, pero sencilla si no pierdes de vista a Hades para predecir sus ataques. En la primera ronda, éste tendrá dos ataques: un ataque doble con las cadenas que se puede esquivar rodando antes de la colisión y un patadón tan lento que sería muy difícil que acabases aplastado bajo sus desgastadas suelas. Limítate a estar atento a estas dos posibles amenazas y ve dándole caña con las espadas.

Cuando el dios grite enfurecido, subirá al techo y saltará con todas sus fuerzas para desencadenar una onda expansiva. ¡Salta y mantente en el aire con las Alas para impedir que te haga daño! En la segunda ronda, Hades se quedará quieto y te lanzará cuatro ataques: un ataque doble con las cadenas -de nuevo, esquívalas rodando justo antes de la colisión, un ataque concentrado del que tienes tiempo suficiente para escapar, un agarre mortal -lo utilizará cuando estés muy cerca de él, sabrás que llegará el momento de alejarte cuando cambie la posición de sus garras, y un barrido triple o cuádruple al suelo o al techo -salta o mantente quieto respectivamente.

Tras unos cuantos golpes bien dados, aparecerá el ícono para activar un evento rápido; sigue las instrucciones para arrancarle una parte del pecho. No obstante, el trozo intentará regresar con su amo -qué asco- así que acribíllalo con flechas mientras evitas que las manos del Inframundo te den alcance. Si destruyes ese trozo de carne, Hades se enfadará -lógico- y efectuará un ataque masivo; fíjate en el suelo y ve a la única parte que no ennegrezca y estarás a salvo de su furia.

La cuarta ronda -¡ánimo, ya queda poco!- empezará con otra onda expansiva así que prepárate y salta en el momento adecuado. Esta ronda se parece bastante a la primera, sólo que Hades será mucho más rápido y mortal, y en lugar de un ataque doble con las cadenas, efectuará uno cuádruple. ¿Cómo esquivarlo? Cuando empiece la primera acometida, rueda hasta refugiarte en su espalda. Si ves que esta sección te resulta muy difícil, utiliza la Espada del Olimpo.

Sabrás que empezará una nueva ronda porque el dios saltará para desencadenar otra onda expansiva; ya sabes lo que debes hacer. La quinta ronda es idéntica a la segunda, sólo que los ataques con cadenas serán triples y el villano invocará calaveras flotantes que irán a por ti; esquiva ambas acometidas y Hades volverá a debilitarse hasta el punto que podrás arrancarle un segundo trozo de carne.

¡El trozo intentará regresar al cuerpo de su amo! Así que limpia la zona colindante con la magia y acribilla la carne andante con las flechas. Una vez más, Hades efectuará su ataque masivo del que sólo te podrás librar situándote en la única área segura -aquella cuyo suelo no esté teñido de negro.

La séptima ronda incluye dos nuevos ataques: el primero es fácil de esquivar porque Hades invocará una lluvia de rayos que te perseguirá, pero basta con no quedarte quieto para que no te toquen; el segundo es más complicado porque el dios invocará espíritus de enemigos inmunes a tus espadas. La mejor opción es lanzarle flechas sin detenerse ni un instante hasta que el enemigo vuelva a debilitarse y se active un nuevo evento rápido.

La penúltima sección es diferente a las demás ya que Kratos y Hades estarán separados por un abismo y ambos intentarán empujar al contrincante tirando de la cadena hasta que éste caiga. Limítate a atacar al Dios sin piedad y muévete cuando veas que la otra cadena está a punto de empotrarse contra el duro rostro del espartano. A los pocos golpes, el villano volverá a estar debilitado y bastará con seguir unas simples instrucciones indicadas en la pantalla para derrotarle… ¿para siempre?

A primera vista, parece que sí. Kratos ha recibido el arma de Hades y tiene la oportunidad de estrenarla con unos enemigos que pululan por la zona pero… al poco rato el enfurecido dios resurgirá de las profundidades para reclamar su venganza en una ronda final. Tranquilo: esta sección es fácil y si fracasas volverás automáticamente a este momento sin necesidad de repetir todo lo anterior. Recuerda que hay dos garfios a los extremos; utilízalos para llegar al otro lado de la arena circular y así contar con unos segundos de ventaja. Los dos ataques principales del villano -un manotazo y un puñetazo- son lentos y fáciles de predecir; rueda en la dirección contraria de la mano que el rufián haya alzado para salir indemne de la acometida.
god of war 3 cheats
Cuando aparezca el ícono para activar el evento rápido, sigue correctamente las instrucciones de la pantalla para atrapar el alma de Hades y acabar de una vez por todas con este enfrentamiento de proporciones divinas. ¡Felicidades!

Ya sólo queda salir del Inframundo. Salta al Río Estigia, sumérgete y atraviese el cadáver putrefacto de Hades para llegar a la superficie. En esta zona podrás practicar tu nueva habilidad de invocar almas con los cándidos enemigos, ya que contarás con magia infinita. Recuerda que puedes cambiar de alma en el menú del juego. Cruza otra parte del río y regresarás a la forja de Hefesto, que se mostrará sorprendido por tu hazaña más reciente.

Tras la conversación, vuelve a sala circular con la palanca y enfréntate a las estatuas reanimadas y a sus perrillos consortes. No es muy difícil, sobre todo después de encararte a Hades; no te apresures, bloquea cuando sea necesario, y todo irá bien. Una vez hayas barrido la zona, mueve la palanca hasta poder salir por la otra abertura; recorre este camino conocido y darás con la Puerta de Hiperión del inicio, ahora activada ya que acabas de vencer a un dios. ¡Salta sin temor!

Daniel Cáceres 29 | 03 | 2010