Arrancamos nuestra guía de Final Fantasy XIII-2 con un completo artículo sobre el Umbral de las Eras y todos los misterios que esconde este nuevo sistema de juego nunca antes visto en la saga.

La guía de Final Fantasy XIII-2

QUÉ ES EL UMBRAL DE LAS ERAS

El Umbral de las Eras es un nuevo sistema de juego que funciona a modo de brújula en el viaje en el tiempo. Un portal que os permitirá elegir las áreas y periodos del tiempo que queráis visitar. Asimismo, se presenta a modo de menú de origen, pues está ligado a la historia y el argumento del título de un modo muy señalado.

Sin duda alguna es un sistema que presenta muchas posibilidades, pues nos permitirá hacer uso de la habilidad para viajar en el tiempo y elegir con total libertad entre todos los lugares en el tiempo y en el espacio en donde se encuentren portales abiertos.

El Umbral de las Eras no solo os permitirá moveros libremente, si no que tomaréis las riendas y tanto la historia como el sistema de juego cambiará en función de vuestras elecciones.

CÓMO FUNCIONA EL UMBRAL DE LAS ERAS

Este nuevo sistema de juego se divide en diferentes rutas individuales que podrán cambiar en función de vuestras elecciones y las acciones que llevéis a cabo.

Podréis desviaros por rutas alternativas para realizar misiones secundarias y regresar en el tiempo para no perderos nada de la historia, experimentando así todas las posibilidades de cada una de las áreas, pues la exploración de un mismo lugar en un tiempo diferente permitirá encontrar secretos adicionales así como los distintos finales ocultos en las rutas secundarias.

La guía de trucos de FF XIII-2 - El Umbral de las Eras

MISIONES SECUNDARIAS Y OBJETOS OCULTOS

Al contrario de lo ocurrido en el juego original, podremos encontrar misiones secundarias desde el inicio de la aventura, que nos proporcionarán objetos especiales y dinero extra. Para desbloquearlas, normalmente, tendremos que hablar con gente que tiene algún tipo de problema o que se ha enterado de algún rumor acerca de monstruos que merodean por determinadas zonas.

Silvia Galiana 30 | 01 | 2012