Dragon’s Dogma es el nuevo título que Capcom prepara para finales de este mes de mayo. Desde JuegosdB queremos ofreceros una guía, pero antes de la salida del juego vamos a enfocarla a diversos aspectos de juego novedosos que distancian a Dragon’s Dogma de otros como Dark Souls o The Elder Scrolls V: Skyrim. Vamos allá con los primeros consejos básicos.

PEONES DE DRAGON’S DOGMA

Hay que recordar que Dragon’s Dogma tiene características online, pero no jugaremos junto a otros compañeros en tiempo real. Cada uno tendrá su historia y su aventura. Estas opciones online nacen con un sistema que detallaremos un poco más abajo. Es el sistema de alquiler y contratación de peones, una buena forma de mejorar a nuestro peón y utilizar el de otros.

Estos peones son personajes parecidos a los humanos, pero sin voluntad propia. Harán lo que nosotros queramos y podremos tener peones propios. También alquilar los servicios de los peones de otros jugadores pagando una cantidad determinada. Con este precio tendremos a un combatiente más en la aventura, genial para sobrepasar los momentos más difíciles. Por otra parte podremos hacer lo mismo con los nuestros, ganaremos dinero al alquilarlos a otros jugadores del mundo y recibiremos los objetos que recojan de sus aventuras multijugador.

guia de dragons dogma

ESTRATEGIA DE COMBATE

Dragon’s Dogma no es un título donde machacar botones sirva de algo. Puede que sea útil en los primeros compases de la aventura, pero nada más, pues los enemigos finales, numerosos y difíciles, requerirán que utilicemos una gran estrategia de ataque y defensa junto con nuestros compañeros. Cuidado con la vida restante y con la magia. Deberemos aprender muy bien las rutinas de ataque y los puntos débiles del enemigo. Así que hay que ser cauteloso.

VIAJAR DE NOCHE

Nunca viajar de noche fue tan peligroso. Salir de la seguridad de una ciudad y aventurarse en una caminata a oscuras, con la única luz de nuestro farolillo es poco más que un suicidio. Los enemigos son más feroces y numerosos de noche, así que mejor esperar a que se haga de día, ya sea adelantando el reloj o haciendo tareas por la ciudad.

Adrián Hernán 15 | 05 | 2012