Tras escoger personaje y asistir al vídeo introductorio de Dragon’s Dogma empezaremos en Cassardis, la primera ciudad del juego. Visitar sus lugares y su playa es una buena forma de aprender los controles y charlar con los NPC una forma de desbloquear misiones secundarias.

RECOGIENDO A NUESTRO PEÓN

Si intentamos salir de la ciudad aparecerá nuestro primer peón. De esta forma se unirá a nosotros sin más dilación. Antes de salir recomendamos visitar concienzudamente la ciudad. Nuestro peón recogerá por él mismo diversos objetos, muchos de los cuales no hemos advertido, por lo cual vale la pena recogerlo desde el principio. Visitar las tiendas y recoger botellas vacías que podemos llenar con agua o aceite vendrá de maravilla para nuestras primeras misiones. En total hay once misiones secundarias que pasaremos a mostrar sus nombres y las personas con las que deberemos hablar para desbloquearlas.

misiones ciudad casardis

MISIONES SECUNDARIAS CIUDAD CASSARDIS

– Entrega de flores: Hablar con Benita, en una zona demolida al sur de donde empezamos.

– Buenas Grim: Deberemos hablar con Grim Tidings y bajar a la playa para realizarla.

– La fe perdida: Hablar con Clemente en la iglesia de Cassardis.

– Caza de Goblins: Activable en la tienda de Pablo, en el tablón de anuncios.

– Después de un Peón: Se activa al visitar la zona oeste de Cassardis, automáticamente.

– Él debe tener la misma suerte: Se activa desde el tablón de anuncios de la tienda de Pablo.

– Cazador de ratas: Otra misión del tablón de anuncios de la tienda de Pablo.

– Gran problema: Disponible cuando realizamos “La llamada de Arisen” en el Campamento. Deberemos volver a Cassardis y en su puerta principal se nos otorgará.

– Guardia de servicio: Otra misión que se activa cuando acabemos “La llamada de Arisen” en el Campamento.

– Exterminio: Disponible en el tablón de anuncios de la tienda de Pablo. Deberemos acabar con murciélagos.

– Un huésped no invitado: Solo podremos jugarla cuando acabemos con la hidra del Campamento y volvamos a Cassardis.

Adrián Hernán 24 | 05 | 2012