Llegamos a la misión número 14 de DmC: Devil May Cry. Aquí no tendremos que preocuparnos por conseguir coleccionables ya que no hay ninguno. Solo deberemos acabar con el enemigo de esta misión. El combate nos puede llevar más tiempo del que podría imaginar, aunque como todo, no resulta imposible de superar y es solo una cuestión de tiempo que acabemos con este repulsivo demonio.

JEFE FINAL: LILITH

Verás que la barra de salud de este asqueroso enemigo consta de dos espacios. Uno está reservado para el bebé/engendro de Mundus y otro para su madre, Lilith. Cuidado con los ataques de área del monstruo. Mira que en uno de sus laterales aparecerá un círculo azul al que puedes engancharte y que te permitirá golpear a la criatura como si no hubiera un mañana. Repite este proceso varias veces, con mucho cuidado de los ataques del enemigo. Aparecerá un segundo círculo azul en el que deberás realizar el mismo tipo de ataque.

dmc devil may cry mision 14 dmc mision 14

Cuando acabes con la barra de vida del bebé/engendro verás como puedes agarrar a Lilith y hacerla salir de su escondrijo de carne. Cuando esté visible, golpéala con tus ataques más poderosos. Eventualmente, Lilith volverá a su escondite y deberás repetir el proceso de daño contra el monstruo. En este momento el enemigo realizará dos nuevos ataques: uno consiste en teletransportarse de un área a otra, mientras que el segundo ataque consiste en lanzarte un orbe de poder para hacerte daño. Evítalos de la mejor forma posible.

Deberás repetir el proceso de sacar a Lilith de su escondite en, como mínimo, cuatro ocasiones. Esta pelea puede ser larga, como ya hemos dicho al principio, aunque realmente es cuestión de aprenderse los patrones de ataque del engendro y hacerle el máximo daño posible para tener acceso a Lilith. Cuando por fin hayas acabado con la barra de salud de esta repulsiva mujer habrás terminado la misión número 14 del juego.

IR A GUÍA COMPLETA DE DMC: DEVIL MAY CRY – PC, PS3, XBOX 360

Antonio López 05 | 02 | 2013