Nos encontramos en la recta final de BioShock Infinite, en esta ocasión en el capítulo de la Casa de Comstock. Nada más comenzar, encontraremos una palanca en el fondo y, automáticamente, un pájaro nos transportará hasta el interior de un edificio. Dentro de la casa, con Elisabeth y los Lucete, veremos una habitación en blanco y negro. Al adentrarnos por la puerta de al lado veremos una escena en la cual aparecen un pájaro y una chica.

Ahora, salimos al exterior, cruzamos el puente y habremos llegado a una zona nevada. Seguimos avanzando hasta el fondo hasta llegar al interior del edificio, más concretamente hasta la zona llamada Su Cariñoso Abrazo, más allá de la enorme puerta. Enseguida podremos ver a varios hombres con un foco de luz, a los que deberemos evitar para que no nos vean.

Casa de Comstock

Con mucho cuidado, llegaremos a la primera sala. Avanzamos hacia la parte derecha, nos dirigimos hacia el ascensor y, tras pulsar el botón, nos introducimos en el que se encuentra en el lado opuesto. En caso de que estos enemigos nos vean, los mataremos fácilmente disparándoles, aunque de esta manera gastaremos munición, necesaria para un futuro. Por este motivo, es tan importante no ser vistos. Por último, recogemos el Voxáfono: Una correa y salimos del ascensor para llegar al siguiente capítulo: El Atrio.

IR A GUÍA COMPLETA DE BIOSHOCK INFINITE

Lorena Garcés Abarca en 10 | 06 | 2013