El nuevo Alan Wake’s American Nightmare, del que hoy os ofreceremos un completo análisis en JuegosdB, se ha destapado como uno de los juegos descargables más importantes para la plataforma de Microsoft. Es por ello que queremos mostraros en una concisa guía los pormenores del juego protagonizado por el torturado Alan Wake.

En esta ocasión hablaremos de los consejos básicos de lucha para poder sobrevivir a los monstruosos enemigos que nos acechan. En otras entregas optaremos por mostraros la localización de las distintas hojas de manuscrito, una guía paso a paso…

guia de alan wake american nightmare

CONSEJOS DE SUPERVIVENCIA

– La munición abunda: En American Nightmare las armas y su armamento abundan por los escenarios del juego. No hay que tener miedo a disparar sin mucho control, pues los repuestos y las distintas armas que encontraremos serán muy comunes.

– Cambiar de arma: En algunos lugares estratégicos podemos cambiar nuestro armamento por otro mejor. No será difícil poder cambiar de pistola o fusil, incluso tener una pistola de clavos. Cambiar de arma es necesario, pues algunos enemigos responden mejor a unas que a otras (como los divisores con la escopeta).

– Botón esquivar: Muchas veces estaremos en clara desventaja numérica. Es el momento de utilizar el botón de esquivo. En ocasiones nos atacan por detrás sin avisar (claro, cómo iban a avisar…) en estas luchas que somos clara minoría tenremos que apretar, a veces por instinto el botón de esquivar, casi sin cesarr, nos salvará de muchos apuros.

guia de alan wake american nightmare

– La luz: Recordad que la luz es nuestra aliada, no solamente de nuestra linterna, también en partes del escenario. Tendremos que utilizarla bien para nuestros propósitos.

– Ballesta: Esta arma la dejamos en un lugar especial. Su cadencia es lenta y si fallamos perdemos importantes segundos, pero tiene una ventaja genial: No es necesario romper el escudo de oscuridad a los enemigos, pues con un disparo certero bastará. Utilizad bien esta arma y seréis los reyes de Arizona.

Adrián Hernán 02 | 03 | 2012