Gran Turismo 5 (PS3) es compatible con la tecnología 3D de PlayStation 3, una novedad que en teoría debería abarcar parte de los análisis y artículos de opinión que han ido surgiendo sobre el juego. Misteriosamente, esta característica ha pasado prácticamente desapercibida, hasta el punto que nos hemos encontrado con muchos usuarios de GT5 que desconocen cómo activarla.

A diferencia del resto de títulos en 3D, el soporte tridimensional de Gran Turismo 5 se activa en el menú del juego. Concretamente, el usuario puede ajustar dos opciones: paralaje y convergencia. Ambos sirven para alterar el efecto 3D hasta que se adapte a vuestras preferencias o a las del televisor.

“Paralaje” configura la potencia del efecto 3D, acentuándolo o minimizándolo, mientras que “Convergencia” altera la distancia del punto convergente (el lugar en el que la imagen de la izquierda y la de la derecha se cruzan). La configuración por definición es posiblemente la mejor que se puede conseguir, ya que otorga al efecto tridimensional una sutilidad perfecta; y es que cuanto más evidente queramos que sea el 3D, más evidente será su artificialidad.

Por ejemplo, si aumentamos la “Convergencia” hasta el máximo, la profundidad de imagen será tan elevada que parecerá que estamos jugando con unos coches en miniatura a escala un tanto extraña, pero a cambio nos costará bastante centrarnos en ellos. Si decidís hacer caso omiso de la configuración estándar, os recomendamos que no juguéis partidas largas con el 3D activado para evitar que se os canse la vista.

Finalmente, el efecto 3D es compatible con el “Modo Foto”, con los fondos automovilísticos y, lo más importante, con la sala de exposición. Contemplar la colección de coches de GT5 con el 3D activado es una experiencia que deberían probar todos los jugadores con televisores preparados para ello.

Daniel Cáceres 10 | 01 | 2011