En un mundo en el que los videojuegos son percibidos como una manera estática de ocio, Google rompe los esquemas mediante su nuevo proyecto Ingress, donde el entorno físico se transforma en terreno de juego gracias a la realidad aumentada, que añade elementos virtuales a fin de crear una realidad mixta en tiempo real.

Niantic Labs (el equipo de Google que crea aplicaciones para smartphones) ha lanzado este novedoso y misterioso proyecto viral basado en la idea de que unos científicos europeos han descubierto una fuente de energía desconocida hasta el momento, llamada XM (Exotic Matter) y hay que controlarla antes de que te controle o dejarte llevar por ella (aquí el juego se divide en dos facciones que estarán enfrentadas: la llamada “Resistencia” y los “Iluminados“).

Otro de los conceptos sobre los que se basa Ingress es el hecho de que todo aquello que nos rodea posee una cierta cantidad de energía – que será más o menos intensa dependiendo de la popularidad del elemento en sí: desde estatuas a museos, bibliotecas y cualquier componente que esté en el entorno físico, y el objetivo del juego se resume en controlar la mayor cantidad posible de focos potentes de energía, crear zonas controladas por la facción a la que se pertenece y atacar aquellas zonas ocupadas por el enemigo.

John Hanke – el genio que se encuentra detrás de Google Earth, Google Maps y StreetView y director de Niantic Labs – ha declarado que prevé que el juego acabará en un año y medio como máximo, momento en el que una de las dos facciones ganará.

Aparte de ser un juego que atraerá a muchos usuarios por ser diferente y novedoso – de momento solamente a aquellos que utilicen Android aunque se anuncia que pronto también estará disponible para iOS – Ingress generará beneficios desde el principio gracias a la publicidad, ya que el juego de Google incorpora tiendas y productos reales en su gameplay y además ha hecho contratos de corretaje con empresas como Hint Water, Zipcar o Jamba Juice (populares en Estados Unidos).

Hanke, quien ha manifestado haberse inspirado parcialmente en la serie “Lost” de J.J. Abrams a fin de dar un toque de misterio y ciencia-ficción al juego, declara finalmente: “Vivimos en un mundo en el que la información abunda y la informática es ubicua – ¿por qué no jugar en él? Por primera vez, el mundo -que no la pantalla – puede convertirse en la base de un juego; será como tener un mando en la palma de tu mano.”

Amalia Margarit 16 | 11 | 2012