En muchas ocasiones no nos decidimos a comprar un producto por internet porque nos gustaría verlo en persona primero, o saldríamos a un restaurante pero la pereza de coger el coche nos echa para atrás. Para estas ocasiones Google ha patentado un sistema de anuncios que ofrecen transporte gratuito o rebajado hasta la tienda física en la que queremos efectuar nuestra compra.

Google

Los compradores potenciales conseguirán un paseo gratuito hasta la tienda (y esperamos que también de vuelta). Según el perfil del consumidor, el transporte y el trato se ofrecerían desde tratamientos VIP a simples descuentos para el taxi.

En la hoja de patente leemos que estos transportes gratuitos o rebajados, se ofrecerán tras efectuar un cálculo sobre el precio de este servicio y el margen de beneficio de la compra a efectuar. En lugar de mandar a un repartidor, el consumidor es el que se desplaza para ver el producto de primera mano, además, una vez en la tienda, se abren muchas otras posibilidades de compra: internet no tiene pasillos. El ejemplo que pone Google en su patente es el de un restaurante, que nos recogería en casa para terminar de convencernos e incluso podría incluir descuentos en el menú:

Patente Google

Esta nueva ocurrencia de Google no sabemos si se convertirá en un servicio real algún día o acumulará polvo con el resto de su colección de patentes, pero sin duda sirve para que nos hagamos una idea de hacia dónde está mirando Google. IBM vaticinó que en los próximos cinco años el consumidor volverá a la tienda del barrio, y Google, está preparándose para llevarles hasta la puerta.

Rocío González en 24 | 01 | 2014