Ghost Games, que pertenece a EA, no pasa por un buen momento. La compañía que desarrolló el reciente Need for Speed: Rivals se encuentra en una mala situación económica, de la que ya ha informado a sus trabajadores.

Una de las razones de estas vacas flacas son las ventas del juego de coches, que salió al mercado para las dos generaciones de consolas dominantes a finales de 2013. Los últimos datos apuntan a dos millones de unidades vendidas, que no son pocas, pero parecen no ser suficientes.

Según informa Polygon, Ghost Games ha ofrecido a sus trabajadores dos opciones: marcharse y cobrar una cantidad económica adecuada como indemnización o trabajar en otro proyecto llevado por Visceral, que se llama Havana y parece estar relacionado con el nuevo Battlefield, que podría ser lanzado a finales de 2014.

Need for Speed Rivals

Need for Speed pasa a ser una de las franquicias casi apestadas que arruinan allá por donde van. Los títulos de 2010 y 2012, NFS: Hot Pursuit y NFS: Most Wanted respectivamente, fueron desarrollados por Criterion Games y ocurrió algo muy similar el año pasado. El resultado fue que muchos de los trabajadores fueron a trabajar a Ghost Games y la duda sobre qué pasará con sus puestos de trabajo y con la franquicia se vuelve a cernir sobre ellos.

Fuente: Polygon.

Nacho Ros 03 | 02 | 2014