De entre todos los exclusivos para Playstation 3, Sony sabe perfectamente que Uncharted 3 es el más esperado de todos. No sólo por su inminente lanzamiento a principios de Noviembre, sino porque las aventuras de Nathan Drake han supuesto una de las sagas más prolíficas de la generación gracias a su desbordante calidad.

Como no podía ser de otra manera, la Gamescom de Colonia ha resultado otro evento ideal para que Naughty Dog enseñe a su criatura, con escaso material inédito todo hay que decirlo, pero suficiente para que los fans se queden sin uñas en los dedos ante la expectación generada.

CINE DE AVENTURAS, PERO JUGABLE

Con la saga convirtiéndose en trilogía, los de la huella siguen empeñados en convertirse en la Pixar del videojuego. Una afirmación que no resulta nada descabellada si nos atenemos a los hechos conocidos como Uncharted y secuela, así como lo visionado hasta ahora de su tercera entrega. Una vez más con la escena del barco, Naughty Dog vuelve a demostrar por qué son únicos integrando ‘scripts’ (situaciones predefinidas que van a ocurrir por exigencia del guión), en perfecta armonía con el desarrollo de la trama, junto a las partes de acción, sigilo y exploración por parte del jugador. Todo ello para imprimir un ritmo digno del mejor Spielberg, manteniéndonos pegados al asiento y sin poder soltar el Dualshock 3.

Poco más se puede decir de la demostración del navío escorando y hundiéndose con Drake en su interior que no se haya visto ya, muy representativo de lo que vamos a encontrar durante el juego y que se une a otra fiesta cinematográfica como resultara en su día la demo del Chateau, consumiéndose en llamas progresivamente mientras jugábamos en un deleite para los sentidos. Le toca el turno a la demo del avión de carga que se extiende para la ocasión, mostrando lo que le sucede a Nate tras colarse en él y quedar colgando de la carga como un pelele.

Tras conseguir trepar por los bultos suspendidos de la parte trasera, nuestro héroe se encuentra con buena parte de la tripulación dispuestos a hacerle una cara nueva, y aunque Nathan es duro y resabiado, al final es el fuselaje del avión el que acaba cediendo, precipitando la nave al vacío como una bola de fuego y con cientos de kilómetros de desierto a la redonda. ¿Conseguirá sobrevivir el descendiente de Sir Francis Drake? Pregunta absurda pues si recordáis, las primeras imágenes que se mostraron del juego correspondían a los hechos acontecidos tras el accidente aéreo.

LA SOBREMESA DE SONY, AL LÍMITE


Otra de las virtudes por las que se reconoce a Naughty Dog como uno de los estudios más importantes del mundillo, es la capacidad de exprimir bien la circuitería de Playstation 3 para extraerle todo el jugo. Donde otros estudios se han encontrado con auténticos quebraderos de cabeza, los californianos han sabido someter la compleja arquitectura de la máquina a sus deseos, ofreciendo como resultado un apartado gráfico de auténtico lujo. Capaces de aprovechar al máximo el Cell y sus SPUs, la programación multihilo de Uncharted 3 permite unos efectos de iluminación sin rival alguno en consolas.

Y no sólo de la iluminación se encarga la CPU de la consola, pues los efectos de partículas rayan a un nivel similar (tanto en ‘scripts’ precalculados como generadas en tiempo real durante el juego), así como unas físicas completamente creíbles y la alternancia de las animaciones predefinidas con las procedurales. Por si fuese poco, el resto del sistema se encarga de dar apoyo a la tarjeta gráfica para mostrar unos entornos completamente recargados y sólidos, aprovechando cada byte de memoria con el fin de generar una biblioteca de texturas de altísima definición y con la variedad por bandera.

En resumidas cuentas, una puesta en escena sin igual, y la sensación de querer abrazar y estrangular a Naughty Dog y Sony a partes iguales. Abrazarlos por mostrar más de uno de los juegos más esperados del año que al que le queda poco más de dos meses para su lanzamiento, y retorcerles el pescuezo por dejarnos con la miel en los labios, de esa forma tan propia de los trailers de cine para poner el listón de la expectación por las nubes. No hay problema, sabemos que la paciencia será recompensada y en palabras de la compañía, aún quedan muchas sorpresas por descubrir en todos los aspectos.

José Luis Fernández 30 | 08 | 2011