THQ fue una de las compañías que más protagonismo tuvo en la pasada GamesCom 2011, con la presencia de juegos importantes de su catálogo y una obra que está destinada a satisfacer a ese grupo de público que lleva pidiendo a gritos un “sandbox” alocado y salvaje desde los ya lejanos tiempos de San Andreas. Hablamos, claro está, del irreverente Saint Row: The Third, juego que veremos en noviembre para PC, PS3 y Xbox 360.

Tras una breve presentación, tuvimos la oportunidad de tomar los mandos para descubrir que The Third será una propuesta larga, con múltiples opciones de juego y que su principal objetivo será divertir al usuario, mezclando acción espectacular, una trama original, humor de sal gorda y muchas referencias políticamente incorrectas. Todo ello acompañado por un nuevo motor gráfico y la certeza de que estamos ante un título único en lo que va de 2011.

AL RICO CACHONDEO


Saints Row: The Third no se toma en serio nada y, por ello, cualquier cuestión del conjunto puede resultar motivo de burla. Nuestra primera toma de contacto con el juego comenzó con la campaña principal, que tendrá una historia entretenida y cargada de referencias a la saga, con personajes por todos conocidos. Nuestra misión en la demo era atracar un banco, bien ataviados con caretas de Johnny Gat, lo que resultaba francamente descacharrante en determinados momentos de la misión. Lógicamente, las cosas no tardaron en salirse de madre y tuvimos que abrirnos paso hasta el tejado a tiro limpio.

La jugabilidad del título es muy similar a la vista en este género, por lo que aquellos familiarizados con propuestas similares sabrán muy bien como actuar. Los tiroteos estarán a la orden del día en los capítulos de la trama y tendremos un arsenal realmente amplio a nuestra disposición para poder acabar con todos los rivales que salgan a nuestro paso. Además de metralletas, pistolas y puños americanos, podremos usar objetos menos convencionales, como consoladores gigantes. Todo está permitido en The Third y desde Volition, la desarrolladora, han querido dejarlo claro.

Esta primera toma de contacto con la trama del juego terminaba con nuestro grupo de atracadores en el tejado del edificio y un helicóptero que nos rescataba. Auguramos momentos dignos del mejor cine espectáculo, ya que las situaciones que viviremos nos dejarán con la boca abierta de puro asombro. Por supuesto, siendo un título “sandbox”, una vez hayamos terminado las diferentes misiones podremos movernos libremente por el mapa, en busca de minijuegos y entretenimientos variados que harán mas ameno el título y nos permitirán descubrir todo lo que ofrece esta tercera entrega de Saints Row.

DIVERSIÓN GAMBERRA GARANTIZADA

Al terminar la misión de la demo, tuvimos acceso al mapa general, donde el término “sandbox” adquiere todo su significado. Lo primero que hicimos fue visitar un local que nos permitía cambiar el aspecto del personaje. El editor del título es muy extenso y permite crear a nuestro protagonista perfecto, aunque este sea un obeso asiático con claros problemas de respiración o una chica latina de tremendos pechos y culo respingón. La edición del personaje protagonista resulta de lo más necesaria para conseguir expresar el gamberrismo del que hace gala la propuesta de Volition.

Una vez tuvimos a nuestro estrafalario personaje terminado, nos dispusimos a investigar el amplio escenario. Descubrimos así los variados minijuegos que ofrecerá la obra y nos convencimos de la buena jugabilidad presente, que nos permite hacer “el cabra” siempre que lo deseemos. Tendremos la posibilidad de ir ganando prestigio en la ciudad gracias a la compra de edificios y locales, además de poder enfrentarnos a las bandas rivales, ubicadas en puntos específicos del mapeado. Las luchas con estas mafias serán de lo más cruentas, convirtiendo en campo de batalla cualquier lugar susceptible de serlo.

Habrá otros minijuegos, como el titulado “Insurance Fraud”, en el que deberemos engañar al seguro fingiendo accidentes contra peatones y vehículos en determinados lugares del escenario. También habrá zonas para sembrar el caos y destrozar todo lo que podamos en un tiempo concreto o meternos de lleno en las alocadas pruebas del profesor Genki, un desfase digno del humor más absurdo e irreverente, tipo Humor Amarillo. Todo ello con un buen nivel gráfico que, sin suponer ningún techo tecnológico, cumple su función y nos presenta una obra más que decente.

Está claro que Saints Row: The Third será uno de esos juegos polémicos que copará portadas de telediarios. Pero si sabemos tomárnoslo con el debido sentido del humor y disfrutamos con su propuesta sin vergüenza y macarra, tenemos uno de los juegos más interesantes de la recta final del año. Amplio escenario, editor de personajes de gran nivel, la posibilidad de hacer locuras cuando lo deseemos y una campaña principal decente, amén de un cooperativo aún por explorar, Saints Row: The Third tiene todos los ingredientes para convertirse en un éxito de ventas y redefinir el concepto de “sandbox” gamberro que tantos adeptos tiene en el mundo de los videojuegos.

Antonio López 31 | 08 | 2011