Comenzar hablando de un título de id Software nos lleva indudablemente a echar una mirada al pasado con el nombre propio de los “First Person Shooter”. Si los creadores de Doom, Quake y Wolfenstein se encuentran desarrollando un nuevo título del género, el sector debe esperar recibir uno de esos títulos que se hacen aún más grandes con el devenir del tiempo. Rage, que así se llama su nueva criatura, recoge los elementos característicos de los clásicos de la compañía, pero los amolda a la nueva realidad inherente al avance de la tecnología con todas las nuevas posibilidades que los PCs actuales y las consolas como PlayStation 3 y Xbox 360 pueden ofrecernos.

Rage es una mezcla de la acción y jugabilidad vista en títulos como Quake y Doom, es decir, mucha violencia, pasillos e ingentes criaturas, pero todo esto mezclado con un mundo abierto repleto de decisiones al estilo Fallout o Borderlands, aunque sin llegar a ese grado de libertad, ni moralidad, ni con elementos de rol. Se puede decir que Carmack y su equipo han querido renovar sus ideas para adaptarlas a esta nueva realidad.

UN NUEVO MAÑANA

Rage ha sido uno de los títulos estrellas de la GamesCom, juego que pudimos disfrutar en su versión de PlayStation 3 en una larga y emocionante demo. El juego narra una historia apocalíptica -la salsa de la generación- en la que la Tierra es consumida por la llegada del meteorito Aphosis allá por el año 2029, arrasando la vida que conocemos hoy día, o casi… Pero la Humanidad no se quedó con los brazos cruzados y diseñó el proyecto Ark, mediante el cual criogenizaron a una serie de personas para que después del impacto pudieran repoblar de nuevo la Tierra. Un plan que salió a medias.

Nosotros nos despertamos bastante tiempo después del impacto en una de estas cámaras, encontrándonos con un mundo devastado pero repleto de peligros, y no precisamente naturales. El trozo de tierra en el que nos moveremos, bautizado como Wasteland, está repleto de pequeños poblados y tribus donde el único lenguaje es la sangre y la destrucción, y nosotros estaremos en el centro de dicho cóctel.

Tras salir a este terreno nuestro personaje es llevado por un desconocido a una base humana presente en una gasolinera, en la que se nos van a ir encargando misiones para conducir un hilo argumental ligeramente lineal pero con todos los ingredientes de las obras de id Software. Especial protagonismo cobrarán los medios de transporte, que muy al estilo Mad Max, nos permitirán deambular por el desierto a cuatro ruedas mediante una especie de “boogies” muy particulares que, además de servirnos como medio de transporte, también nos van a deparar momentos inolvidables compitiendo en enrevesadas y violentas carreras.

En Rage no se trata de caminar en dilemas morales, ni en mejorar el nivel y experiencia de nuestro personaje, porque eso no existe. De lo que se trata es de sobrevivir con una serie de piezas en forma de armas que nos van a separar de una posible muerte. Pero en Rage una posible muerte se convierte en un desafío al jugador. Cuando estemos cerca de pasar al otro lado, podremos usar un desfibrilador que nos abrirá un pequeño minijuego basado en “Quick Time Events”, donde si lo hacemos bien sobreviviremos mientras ejercemos una descarga que aturda a los enemigos que estén a nuestro alrededor. Pero mientras avancemos todo será algo más fácil, ya que iremos consiguiendo nuevas armas que nos harán más temibles por Wasteland, aunque también podremos perderlas y ser un blanco fácil.

Curiosamente, la búsqueda de munición, vendajes y armas registrando zonas y cadáveres será parte de nuestro deambular, como también lo serán los amplios y numerosos momentos de acción, muchos desarrollados en zonas interiores que nos recordaran a los enfermizos pasillos de Quake con mutantes que no pararán de intentar sacudirnos. Por suerte se nos permiten realizar multitud de acciones con nuestro personaje y, como era de esperar, podremos correr, saltar, agacharnos, esquivar y hasta mejorar nuestro equipamiento con armas inimaginables.

DESAFÍO TECNOLÓGICO

Técnicamente viene arropado por el id Tech 5 y, honestamente, luce espectacular. No solo por el hecho de ver un enorme mundo sin apenas tiempos de carga, sino por la suavidad con la que se mueve todo y la enorme cantidad de detalles que vemos a nuestro paso por las zonas y enfrentamientos. El sistema de partículas y físicas nos han parecido excelente, y las explosiones y el comportamiento de la sangre, espectacular. A destacar la iluminación dinámica y el comportamiento de las sombras que se complementan con ese ambiente decadente que refleja la obra sobre el jugador.

Rage es la nueva criatura que está a punto de parir la gente de id Software, un producto demoledor, transgresor y único que viene a dar un golpe sobre la mesa a un género anclado en una serie de estereotipos. Nosotros hemos quedados encantados con su propuesta tanto visual como jugable, y no podemos esperar a que el juego llegue este 7 de octubre a PC, PlayStation 3 y Xbox 360.

David Hernández 23 | 08 | 2011