Que la industria del videojuego es joven y sus tendencias cambian rápidamente es un hecho, que la tónica de crear juegos sencillos y aptos para todo tipo de públicos es la actual corriente para la expansión y continuo crecimiento también. Y sin embargo, todavía quedan retazos de juegos creados para los paladares más osados, en donde la superación ante la adversidad es sinónimo de diversión, algo que From Software ha sabido potenciar desde que Demon´s Souls se convirtiera en un título de culto lanzado en todos los mercados, con una respuesta sin igual por parte de aquellos jugadores ávidos de retos.

Por fin, Dark Souls se encuentra a menos de dos meses de su lanzamiento, y los fans babean por su dosis de retos al límite, demostrando que la capacidad de crear un videojuego de alta calidad y la innovación, no están reñidas con una dificultad que pone contra las cuerdas a aquellos que se enfrentan a ella, siempre que se dosifique de una forma como la que se aprecia en la oscura y desesperante aventura que nos aguarda.

REINVENTANDO EL ‘ACTION-RPG’

Decir que el software japonés ha dejado de brillar en esta generación es quedarse corto, pero no por ello dejan de llegar retazos de lucidez cristalina y rebosante de calidad. Dark Souls y su antecesor Demon´s Souls son buen ejemplo de ello, pero centrémonos sólo en el inminente lanzamiento que nos tiene preparados Nazco Bandai, pues los fans del anterior van a tener motivos de sobra para ir corriendo a por él tan pronto se ponga a la venta, que no son pocos precisamente ni los fans, ni los motivos. Comenzaremos indicando que se acabó la estructura de niveles, dando la bienvenida a un mundo abierto que multiplica por cuatro la extensión del tétrico mundo que viésemos de Boletaria, y permitiendo al jugador recorrer libremente hasta el último metro cuadrado de superficie… siempre y cuando esté capacitado para ello.

¿Qué quiere decir tan extraña premisa? Pues que si nos metemos donde no debemos, el resultado que nos espera será la muerte más vergonzosa y ruin que podamos imaginar, pues el más descarriado enemigo o inocente trampa nos fulminará sin dilación. Así de claro se ha mostrado Hidetaka Miyazaki, director de DarkSouls, en declaraciones durante la Gamescom celebrada un año más en la germana ciudad de Colonia. El libre albedrío que nos ofrece el último trabajo de From Software estará condicionado más allá del nivel de experiencia que dispongamos, pues los puzzles se encontrarán a la orden del día como un elemento más a batir, siempre en perfecta simbiosis con la dureza de los enemigos y nuestra valía con armas y magia.

De esta forma, el nivel mostrado durante la feria europea delata la capacidad del juego para hacernos sufrir de lo lindo: en una gigantesca catedral, el eje central formado por una escalera que gira nos obligará a moverla en función de las estancias a las que dará acceso. Unas veces encontraremos valiosos objetos, otras, vías muertas que nos llevarán bien a un frustrado retorno, bien a una muerte directa. Las que menos, permitirán avanzar de forma tortuosa o descubriremos detalles que, si bien no supondrán una ventaja inmediata, servirá para volver sobre nuestros pasos horas después con el fin de conseguir objetos de suma importancia. Como podéis apreciar, la exploración se ha potenciado respecto a su antecesor, contribuyendo a esa sensación del miedo ante lo desconocido, de medir cada paso que damos para descubrir una horrible verdad.

CON AYUDA DE OTRAS ALMAS OSCURAS

Una de las jugadas maestras que ya ha sabido llevar From Software a buen puerto, es la integración de elementos multijugador en un género propiamente concebido para jugar en solitario. A la espera de saber cómo van a implementar el sistema competitivo cual Black Phantoms en Demon´s Souls, la cooperación entre ánimas errantes será igualmente clave para garantizar el éxito de la aventura. De esta manera, podremos saber si una sinuosa caverna nos llevará a una muerte segura antes de recorrer sus angostos pasillos, o si el enemigo que se vislumbra a lo lejos porta gratas recompensas. En definitiva, una extraña comunidad que se crea alrededor de un objetivo común: superación como piedra angular de la diversión y satisfacción que produce avanzar en el juego.

A nivel jugable, la curva de dificultad de DarkSouls no sólo empezará mucho más arriba que en el título que le precede, sino que pondrá a disposición del jugador un inventario sensiblemente superior para ampliar todas las posibilidades: armas cortas, largas, ligeras, pesadas, a distancia, ingredientes mágicos de todo tipo, armaduras aptas en función de la clase y experiencia adquiridas, etc. Todo dispuesto para combates más profundos y, por consiguiente, épicos contra enemigos capaces de perseguirnos desde el momento en que entramos en su campo de visión hasta el otro extremo de tan terrorífico mundo. Espada y escudo, arma a cada mano, hechizos de diversa índole, ballestas o mandobles y mazas servirán para crear un combate fluido y variado ante los patrones de ataque rivales

Como no podía ser de otra manera, el nivel gráfico y sonoro también se ha visto potenciado para la ocasión, y siempre comparando con Demon´s Souls, los escenarios y enemigos se han trabajado para lucir al mismo nivel que el personaje principal (creado no olvidemos a través de un potente editor), lo que unido a la excelencia artística de la que el juego hace gala, desemboca en un gran apartado muy a la altura de las circunstancias. En cuanto a música y efectos, destaca la primera por su melancolía, épica, y perfecto acompañamiento cuando la situación lo requiere, súmese el entrechocar de las armas, un acongojante sonido ambiental y lamentos varios para poner al jugador en tensión constante. Ya queda menos para tan magnífico y oscuro sufrimiento, con un juego capaz de atormentar el alma del jugador para goce y disfrute del mismo.

José Luis Fernández 26 | 08 | 2011