avance red faction armageddon gamescom
El nuevo shooter en tercera persona basado en la franquicia Red Faction, presenta sus mejoras en la Gamescom 2010. Y la verdad es que tiene mucho que demostrar en un terreno tan competido como es el del Shooter , aunque cuenta con algunas armas secretas que dejarían asombrado a más de uno. Veamos si esos Creepers son tan peligrosos como parecen…

UN PANORAMA DESOLADOR

La superficie de Marte se había convertido en un lugar idóneo para la civilización. No obstante, un holocausto de enormes proporciones acabó con los recursos de este planeta durante los hechos acaecidos en Red Faction: Guerrilla, por lo que la humanidad no tuvo otra opción: resguardarse bajo la corteza era la única decisión coherente ante aquel desastroso advenimiento.

Como habréis podido imaginar, las cosas no serán para nada sencillas en esta nueva entrega de la franquicia: aliens amenazando nuestra integridad se agrupan por doquier, salir a la superficie conlleva numerosos problemas para nuestro equipo y enfrentarnos a tamaña amenaza implicará mantener nuestros sentidos alerta.
red faction armageddon videored faction armaggedon gameplay
En la demo pudimos ver a los Creepers, unos estremecedores enemigos que se esconden en los rincones más imprevisibles del escenario, para hacernos palidecer ante sus inquietantes gritos. En el momento menos esperado, saldrán a por nosotros: si nuestros reflejos nos juegan una mala pasada, no es extraño que sucumbamos ante un frenético ataque sorpresa.

UN ATRACTIVO PLANTEAMIENTO

Uno de los elementos clave del título que nos ocupa, tiene mucho que ver con el arma principal del juego. Gracias a un artefacto magnético, podremos atraer objetos y hacer que se vuelvan en contra de nuestros adversarios. Pero no todo quedará en eso, sería demasiado convencional. Gracias a la susodicha arma, contaremos con jugosas habilidades: si utilizamos nuestro poder para regenerar objetos construidos por el hombre, después podremos utilizarlos en contra de los creepers sin ningún tipo de compasión.
red faction armageddon
El poder regenerador también será útil en otro tipo de situaciones. Si estamos frente a una casa destruida y se nos acerca un gran número de enemigos, tan solo tendremos que situarnos entre los escombros, regenerar la construcción y observar, atónitos, como esas ruinas se convierten en la más resistente de las defensas.

Del mismo modo, podríamos dejar atrapados a nuestros contendientes en la misma casa, si optamos por activar la capacidad regenerativa justo cuando pasan sobre las ruinas de la maltrecha construcción.

Para completar este apartado, hablaremos del poderoso Mecha que podremos controlar, al más puro estilo Matrix, Aliens El Regreso o Avatar. Con este artefacto nuestra fuerza se multiplica —en detrimento de la agilidad que nos caracteriza—, pudiendo afrontar retos mayores. Además, contaremos con una poderosa arma en el brazo derecho para eliminar objetivos a distancia. Sin ninguna duda, Red Faction: Armageddon cuenta con variadas dinámicas interactivas que hacen de este juego, una propuesta bastante prometedora.

RED FACTION BATTLEGROUNDS

El principal complemento de Red Faction: Armaggedon reside en Battlegrounds, un añadido en vista isométrica y acción en tiempo real que podrá descargarse desde PSN y Live. Entre sus mayores virtudes destacamos el nivel de destrucción insignia de la saga, el versátil multijugador en red local y los extras desbloqueables que servirán para ampliar nuestra experiencia en su “hermano mayor”.
Contaremos con varios modos multiplayer para hasta 4 jugadores, con opciones en red local y online, y podremos descargarlo el año que viene.
red faction armageddon ps3
Sin ninguna duda, el esfuerzo invertido en Red Faction: Armageddon es evidente, las posibilidades que confieren algunas de sus novedosas mecánicas interactivas son muy atractivas y, técnicamente, el juego cumple sin ser un referente a nivel gráfico. Tendremos que esperar hasta 2010 para comprobar si el triunfo de este nuevo capítulo de la saga es absoluto o queda relegado al terreno de lo anecdótico.

Sergio Melero 20 | 08 | 2010