dragon-age1
Que Bioware es una de las compañías del sector interactivo con más futuro es algo que prensa especializada y usuarios saben con certeza. La mejor forma que tenía la empresa norteamericana de mostrarnos todo su potencial durante la Gamescom de Alemania era mostrando nuevos materiales relacionados con alguno de los títulos que desarrolla en la actualidad. No contenta con ofrecernos información sobre uno de ellos, optó por regalarnos vídeos y datos sobre Mass Effect 2, Star Wars: The Old Republic y Dragon Age: Origins.

Aunque todos ellos tienen un aroma a clásico instantáneo que nos agrada muchísimo, ahora vamos a centrarnos en Dragon Age, posiblemente el título RPG más esperado de la presente década. Y no creo estar exagerando en absoluto. Hasta el momento, hemos tenido la oportunidad de ver vídeos de gameplay, que demostraban la excelente calidad visual y técnica de la que hará gala el título, hemos podido conocer algunos detalles de la trama y hasta nos hemos sorprendido con la información que confirmaba la existencia de escenas sexuales dentro de la obra de Bioware que, por otra parte, serán tremendamente elegantes y no mostrarán más de lo necesario.

DECISIONES: EL MOTOR DE LA VIDA

Dragon Age: Origins será, a pesar de su estética fantástico medieval, más realista de lo que cabría esperar. Y es que, según hemos podido ver en diferentes vídeos y muestras, las decisiones que tomemos afectarán a todo nuestro universo, a todos los elementos de nuestra vida, con consecuencias positivas y negativas. Olvidad el simple binomio del bien y el mal. Aquí existe una amplia escala de grises que harán de nuestros actos un verdadero torrente de emociones.

Tuvimos la oportunidad de ver un vídeo realmente interesante donde nuestro protagonista debía acudir en la ayuda de su monarca. El hombre estaba gravemente enfermo y, según ciertas leyendas, sólo las cenizas de una urna mitológica podrían salvarle. Ni cortos ni perezosos, deberemos ponernos en camino para conseguir tal preciado objeto y salvar a nuestro rey. Con todo, hay un pequeño problema, la leyenda también habla de un dragón que protege el tesoro.
dragon age origins dragon age
Al llegar al recinto y hablar con el guardián, los personajes accedían a un amplio corredor, al final del cual estaban las cenizas. Este era el momento clave. Debíamos decidir que hacer con ellas. El protagonista opta por manchar las cenizas con sangre, lo que parece no gustar a ciertos miembros de nuestro grupo. Las tensiones irán en aumento hasta que, finalmente, no queda más remedio que luchar a muerte para conseguir llevar a cabo nuestro objetivo.

Tras el combate, sólo una compañera y el protagonista sobreviven, abandonando el templo. A su salida, el guardián entabla conversación con nuestros héroes y estos optan por mentir, intentando mantener la calma. El hombre se emociona y comienza a expresar su intención hacer del templo un lugar de peregrinaje, lo que no puede suceder ya que se descubriría la verdad. Otra víctima más, y todo por culpa de nuestras acciones que, eso ya de depende de la manera de pensar de cada cual, consideraremos correctas o no.

Pero, tras el amargo sabor de boca dejado por las trágicas escenas, pudimos ver en el mismo vídeo qué hubiera pasado si hubiésemos cogido la urna con las cenizas y luchado con el dragón, resultando todos indemnes y victoriosos. De esta forma, se demuestra las muchas variables que ofrecerá Dragon Age: Origins, siendo una de sus características más interesantes. Por su puesto, a continuación tenéis el vídeo que ilustra estas palabras, para que juzguéis vosotros mismos:

UNA ÉPOCA OSCURA

bioware
Una vez vistas las posibilidades éticas del título de Bioware, queremos fijarnos en otros aspectos que sin duda resultarán del agrado de los más exigentes jugones. Como hemos comentado anteriormente, Dragon Age hace gala de una potente capacidad visual, con una recreación de los escenarios brutal, pocas veces vista antes con tanto detalle. Además, auguramos un elevado esfuerzo para conseguir las animaciones faciales –muy expresivas- y un doblaje colosal.

Según se ha podido saber, el título ofrecerá en torno a 120 horas de juego, lo que resulta toda una barbaridad y un motivo más que suficiente para animarnos a hacernos con el juego. Por supuesto, esas horas dependerán de las habilidades de cada usuario y de la forma que este tenga de exprimir una historia que parece haber sido cuidada al detalle y con el mimo propio de una madre.

Deberemos utilizar nuestra inteligencia para planificar la estrategia a seguir en combate, pudiendo seleccionar distintos puntos de vista para el mismo, lo que otorga más variedad de puntos de vista y una original forma de entender el género de los RPG. No nos gustaría terminar este avance sin recordaros que Dragon Age: Origins es un juego destinado al público adulto, debido a sus altos índices de violencia y referencias sexuales, algo que nos atrae aún más.

El 6 de noviembre está marcado a hierro y fuego en nuestros calendarios. Será el día en el que descubramos si Bioware y EA -que, recordemos, compró la compañía- nos ofrecen el gran juego que todos esperamos. De momento, podemos ir afilando nuestras espadas, amoldando nuestros yelmos y alzando el escudo, un trozo de metal que puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.
origins sucubo

Antonio López 31 | 08 | 2009