Dentro de la multitud de géneros que existen en el sector del entretenimiento digital, la aparición y crecimiento de los eSports se han convertido en uno de los espectáculos más sorprendentes de los últimos tiempos. Sin duda, este imparable avance consigue que enormes pabellones se conviertan en una masa atronadora de apasionados seguidores de los equipos y jugadores de la liga profesional del videojuego.

Gamergy

Con el fin de reunir a todos los adoradores y practicantes de la LVP, durante los días 16 a 18 de diciembre, tuvo lugar la Gamergy Orange Edition en Madrid. Un macro-evento patrocinado por Orange y MediaPro, donde el mundo del videojuego mostró sus mayores cotas de competitividad, en grandes títulos como League of Legends, Counter Strike, Call of Duty o el más reciente Overwatch.

Tres días de competiciones, torneos y grandes finales, en las que todos los asistentes pudieron saborear algo de la chispa y emoción de una de las aficiones dispuesta a cambiar el mundo del espectáculo.

Un nuevo gigante despierta

Para gran parte de los veteranos en el mundo del videojuego, el fenómeno de los eSports puede pillarnos totalmente desubicados. Hace apenas una década, resultaría casi imposible imaginar un escenario en el que las finales competitivas del videojuego consiguieran atraer a un número de espectadores similar a los grandes eventos deportivos. Pero poco a poco, el tiempo nos sorprende mostrando un futuro, en el que las mayores leyendas de la competición pueden ser habilidosos jugadores ante una pantalla.

Aprovechando esta gran ola en el sector, la industria del videojuego ha sabido adaptarse a estos nuevos tiempos, ofreciendo una nueva gama de productos para los nuevos mercados: grandes ordenadores de gama alta capaces de renderizar en el mínimo tiempo posible, accesorios angulosos y brillantes con los que retrasmitir nuestras partidas, así como todo el merchandising existente alrededor de los grandes equipos de competición.

Catálogo Gaming

Como era de esperar, Gamergy no dejó escapar esta oportunidad de negocio, y durante los días de la feria, pudimos acudir a algunos de los grandes espacios de venta, en donde encontrar interesantes ofertas, dentro de los desorbitados precios que suelen caracterizar cualquier mínimo componente de este mundillo.

Un arduo camino hacia la gloria

Sin duda, el principal aspecto protagonista durante la Gamergy, se centraba en el mundo de la competición, desde sus mayores cotas de éxito, hasta sus comienzos más humildes.

Y es que, aunque la presencia de los grandes equipos profesionales durante las finales del LVP conseguían toda la atención, cualquiera de los asistentes podía soñar con su pequeño momento de gloria, intentando superar a todos los adversarios disponibles en algunos de los numerosos torneos, que abarcaban todos los géneros dentro de la competición: los frenéticos iconos del FPS, los laureados MOBA, los piques directos de FIFA y Pro, así como la tensión estratégica de Hearthstone.

Competición de Hearthstone

Todas estas desafiantes competiciones, ofrecían a los mayores héroes del momento, premios con algunos de los lotes más deseados, así como la oportunidad de aspirar a alguna de las limitadas plazas que conforman los equipos de alto rendimiento en el mundo de la competición.

Una pausa necesaria en el camino

Después de buscar una foto con el gamer más solicitado, tomar nota de los órganos que tendría que dar a cambio de un ordenador de alta gama y dejarse la piel en una competición con toda clase de bebidas energéticas por el cuerpo, todo asistente de la Gamergy necesita un breve espacio de tiempo para recuperar energías, y ¿qué puede ser mejor que una memorable partida arcade?

Arcades, consolas y recuerdos

Con más de 300m2 de exposición, la zona retro ofrecía algunos de los grandes tesoros de nuestra memoria, con sesiones de juego con las consolas más recordadas, las atractivas máquinas arcade modificadas con todos los títulos imaginables, así como un pequeño mercadillo para tener la oportunidad de terminar nuestra inagotable colección.

Un nuevo horizonte

Para los mayores aficionados, Gamergy puede que sólo tenga la relevancia que ofrecen las grandes finales de las competiciones LVP. Sin embargo, para todos los que miran el espectáculo desde el otro lado, asistimos a todo un nuevo escenario, en el que descubrimos para nuestro asombro, que existe otra manera de disfrutar con los videojuegos sin llegar a jugarlos.

Si este imparable crecimiento continua su curso, no es de extrañar que en un futuro cercano, las mayores franjas del prime time televisivo estén ocupadas por algunos de nuestros títulos más visionados, y que las consolas terminen cediendo su puesto como regalo estrella, para hacer hueco a todos los sillones gaming, ratones desplegables y teclados mecánicos multicolor.

Creo que empiezo a sentirme cada vez más viejo…

Regalo estrella

Marcos Pelillo 23 | 12 | 2016