front mission evolved 360
Front Mission Evolved, como su nombre indica, pretende ser la evolución que necesitaba la franquicia. Para garantizar que se cumple dicho objetivo, Square Enix ha dejado la serie de origen japonés en manos de Double Helix, desarrolladora occidental que ha inyectado ingentes dosis de acción en los engranajes de los Wanzers, los mechas protagonistas de los Front Mission.

Evolved es un shooter en tercera persona en lugar de un juego de estrategia, y los robots no se mueven por turnos sino que lo hacen con una agilidad y fluidez inusitadas. Pese a los cambios jugables, Double Helix es fiel al universo de la franquicia, de modo que el título resucitará lugares de entregas anteriores y su trama girará alrededor de temas conocidos por los fans (véase la política como detonante de la guerra).

Entonces, ¿significa eso que el factor estratégico se ha perdido? Para nada, pues el nuevo Front Mission cuenta con un complejo sistema de personalización para modelar los Wanzers a partir de sus tres partes principales: piernas, brazos y torso. Las armas se instalan en los brazos, y se activan utilizando los gatillos del mando. La movilidad del jugador vendrá determinada por el tipo de piernas, y finalmente el torso hospedará las múltiples habilidades o actualizaciones del robot.

Tanto la campaña principal como el robusto multijugador se centrarán en incluir al jugador como parte de un equipo. De esta forma, Double Helix ha conseguido dar la sensación de que el protagonista forma parte de una guerra a gran escala.

Fans acérrimos de Front Mission, ¿qué opináis de los cambios radicales que implementará Evolved? ¿Os gustan u os mostráis escépticos? ¿Creéis que lograrán llamar la atención del púbico occidental? Nosotros apostamos todo lo que tiene el mandamás en su cerdo-hucha a que el resultado va a ser prometedor, y eso que sólo os hemos revelado la punta del iceberg.

¡Permaneced atentos a las próximas cápsulas informativas sobre Front Mission Evolved!
front mission evolved ps3front mission evolved pc

Daniel Cáceres 16 | 09 | 2010