Los beneficiarios del emporio de Tolkien junto a la editorial Harper Collins han demandado a Warner Bros. este lunes por abuso de licencia de la franquicia. A menos de un mes del estreno de El Hobbit, los herederos del difunto escritor J. R. R. Tolkien han impuesto querella contra New Line – subsidiaria de Warner Bros. –  y contra Saul Zaentz Co., tenedora de los derechos tanto de El señor de los anillos como de El Hobbit, por la cantidad de 80 millones de dólares (60 millones de euros).

Así pues, tras 43 años de colaboración con Warner Bros, el emporio de Tolkien toma medidas judiciales para impedir que siga la producción de materiales virtuales como videojuegos o la máquina tragaperras Lord of the Rings: Fellowship of the Ring: Online Slot, cuya producción y distribución no estaba incluída en el contrato.

Pantalla Máquina Tragaperras ESDLA

La demanda hecha por los sucesores de Tolkien señala: “Las partes contratantes originales contemplaron una concesión limitada para vender productos de merchandising habituales en aquella época (como figuritas, vajilla, artículos de papelería, prendas y similares). No se incluía ninguna concesión de derechos electrónicos o digitales, derechos en los medios aún no inventados u otros intangibles como derechos sobre servicios. […] La producción de juegos de apuestas no solo excede obviamente el límite de los derechos de los acusados, sino que además esta conducta ha indignado a la leal base de fans de Tolkien, causando un daño irreparable a su legado y a la reputación y la valiosa buena voluntad generada por sus obras.”

El pleito del estado de Tolkien describe la distribución de juegos de apuestas y máquinas tragaperras de la franquicia The Lord of the Rings como excesiva e impropia y manifiesta que “la infracción ha ultrajado los fans de Tolkien”.

Los admiradores de Tolkien han expresado públicamente una gran confusión y consternación al ver que la serie de El Señor de los Anillos ha sido asociada con juegos de apuestas y con “el mundo moralmente cuestionable de los casinos” (según manifiesta el mismo pleito). Uno de los fans de Tolkien declara: “Estoy muy enfadado, esto insulta a Tolkien y es un acto feo, ávido y repugnante. Quien sea responsable de esto debería avergonzarse.” Otro admirador afirma: “Si esto no es claramente prostitución del arte, no se qué otra cosa puede ser.”

Los demandantes alegan asimismo que Warner Bros. ha registrado marcas y ha reservado el derecho de crear productos como juegos online, tonos para móviles o aplicaciones para restaurantes, agencias de viajes u hoteles. Hasta el momento, Warner Bros. no ha hecho ningún comentario al respecto.

Fuente: Hollywood Reporter.

Amalia Margarit 21 | 11 | 2012