El flamante Galaxy S3 de Samsung, el que es uno de los mejores móviles del mercado, ha comenzado a fallar en bloque sin razón aparente.

Resulta que el fallo masivo se está produciendo en los móviles que fueron vendidos en sus primeros meses de vida. Parece ser que la razón es cambiante según el terminal pues no hay un patrón que se repita en todas las unidades fallidas. Lo que parece ser sí se ha repetido en numerosas ocasiones es cómo ocurrió el cese de funcionamiento del terminal: Durante la carga nocturna. La mayoría de la gente lo puso a cargar durante la noche y a la mañana siguiente el móvil aparecía apagado y no pasaba de la pantalla inicial con la imagen de Samsung.

Samsung_Galaxy_S3

Por ello, todo apunta que la vida del móvil no es superior al medio año, con lo que poco a poco irán fallando el resto de móviles vendidos. Es cierto que está en garantía y la compañía debe arreglarlo o facilitar uno nuevo al usuario. Sin embargo la lista de espera se sitúa en torno a los 35 días.

HAY QUE AÑADIR LOS FALLOS DE SEGURIDAD DE SAMSUNG

A todo esto, hay que añadir el fallo de seguridad que se ha detectado y no guarda relación, en principio, con el fallo masivo de los S3. Parece ser que hay una brecha que permite a las aplicaciones malware acceder al teléfono y hacer lo que quiera con los datos: copiarlos y borrarlos. De este modo el terminal acabaría siendo inútil.

Los móviles afectados son el Galaxy S2, S3, y los Note y Note 2. No obstante lo aconsejable para mantener la seguridad del dispositivo es descargar aplicaciones úncamente de Play Store.

La empresa coreana no ha comentado nada respecto a ambos temas. Sorprende la rapidez con la que responde a los fallos de los dispositivos de Apple y ahora, sin embargo, no ha hecho ningún comentario público ni ha emitido comunicado alguno, por lo que la falta de transparencia y comunicación irrita a los afectados.Samsung tendrá que poner una solución pronto y dar la cara si no quieren sufrir una sangría en las ventas de sus próximos móviles.

Fuente: El Android libre.

Nacho Ros 20 | 12 | 2012