arm
Hace tan solo 4 años, los procesadores móviles no tenían por que ser la gran cosa, con que permitiera ejecutar de forma moderadamente rápida el sistema operativo del teléfono, era más que suficiente. Después de eso, todos sabemos lo que pasó, el mercado móvil explotó y, con ello, los procesadores para móviles tenían que ser rápidos, potentes y con un consumo de energía casi nulo. Fue ahí cuando se popularizó el ahora ya conocido ARM.

Toda esta moda de los procesadores de bajo consumo se empezó a ver con los intel Atom, que están equipados en la vasta mayoría de los netbooks, y que presumían de ser rápidos y energeticamente efecientes. Pero con la llegada de los smartphones, hizó su aparición en escena el ARM, que en tan sólo un año logró rivalizar a los Atom de Intel no sólo en potencia, sino también en rendimiento.

Durante el último Mobile World Congress, se hizó notorio el uso de está nueva arquitectura, que ahorá competirá con los intel Moorestown. El mercado de los procesadores ARM actualmente está dominado por empresas como Qualcomm con su línea Snapdragon, que ha demostrado ser perfecta para cualquier smartphone e incluso para los nuevos smartbooks, portátiles con sistemas operativos móviles diseñados para aguantar toda una jornada de trabajo conectados a Internet haciendo tareas básicas.

Aquí el dilema esta en que intel no va a dejar ir un mercado que se le esta escapando de las manos, y es que la arquitectura ARM seguirá creciendo de forma desacelerada en los próximos años, y es ahi donde intel debe demostrar porque actualmente es el número uno en procesadores para equipos de sobremesa y laptops.

Recordemos que recientemente otras empresas como Apple se han subido al coche de los procesadores móviles, ya que el nuevo iPad incorporá el A4, un procesador ARM desarrollado por la misma Apple.

procesadoresprocesadores arm x86

María Sánchez Montes 25 | 02 | 2010