The Last of Us tuvo todas las papeletas para dar el salto de PlayStation 3 a PlayStation 4 con un port optimizado para la next-gen desde el principio, sin embargo, el trasvase de una plataforma a otra no ha sido tarea sencilla para Naughty Dog, que llega incluso a utilizar la palabra infierno para definirlo.

The Last of Us

“Esperábamos que el proceso fuera un infierno, y ha sido un infierno”, ha comentado Neil Druckmann, director creativo del juego, en una entrevista para Edge. “No puedo describir lo difícil que ha resultado la tarea. Una vez que la tuvimos funcionando bien, tuvimos que ejecutar las dos versiones una al lado de la otra para asegurar que no se ha fastidiado nada en el proceso”.

Druckmann hace hincapié en su entrevista en que la nueva versión es el mismo juego mejorado, sin cambios. No podían haber fallos ni diferencias pues deseaban ser fieles al original y transmitir la misma experiencia con la que han ganado tantos premios a lo largo de los últimos meses.

Eso sí, Druckman asegura un resultado tan espectacular que una vez veamos el juego en esa definición no querremos volver a la anterior versión. Por ejemplo, las cinemáticas del nuevo The Last of Us: Remastered se ven a 1080p y 60 fp, aunque para conseguirlo el estudio ha tenido que renderizarlas desde cero.

Ellie y Joel llegan a PS4 con The Last of Us: Remastered este verano.

Rocío González en 19 | 05 | 2014