No nos cabe la menor duda que Alex Hutchinson, director creativo de Assassin’s Creed III, pretende que el videojuego estrella de Ubisoft para la campaña navideña colme las expectativas de los fans. Para ello, es necesario calibrar de forma precisa la experiencia jugable del título y, además, ofrecer un planteamiento adaptado a un amplio margen de jugadores.

EL DEBATE DE LA DIFICULTAD

Pero cuando hablamos de los modos de dificultad en videojuegos como el que nos ocupa, nos podemos encontrar con un arma de doble filo. Según el creativo “los modos de dificultad fáciles puede arruinar un videojuego“, a lo que añade “los diseñadores tenemos que pensar en experiencias completas, si realizas un shooter con coberturas donde en determinados modos no necesitas ni usarlas, tienes un problema”.

De esta forma, el creador de Assassin’s Creed III afirma tener muy claros estos conceptos, porque quiere que el juego sea una experiencia “desafiante” pero que no llegue al calificativo de “brutalmente difícil”.

Sergio Melero 04 | 09 | 2012