Hace una semana que los foros de videojuegos en todo el planeta sufrieron una gran sacudida cuando saltó el escándalo: las menciones a Hideo Kojima y su estudio de desarrollo Kojima Productions desaparecían de la portada y créditos de Metal Gear Solid V The Phantom Pain. Poco después descubrimos que en las imágenes oficiales de la compañía también se sumaban Ground Zeroes, algo absurdo puesto que ya está a la venta, y del nuevo Silent Hills en cuyo desarrollo colabora con Guillermo del Toro.

Big Boss en Metal Gear Solid V The Phantom Pain

Fuentes oficiales de Konami han apuntado, no se sabe bien si para capear el temporal o directamente para echar más leña al fuego, que “ha pasado de ser una organización de diferentes estudios a tener un cuartel general propio, por lo que Kojima Productions dejará de aparecer como estudio”, por lo que parece que están minimizando el impacto de la marcha del genio detrás de obras de culto como Metal Gear Solid, Snatcher o Zone of the Enders.

Lo que parece estar claro es que el divorcio de Hideo y Konami es inminente, y es algo de lo que debemos estar preocupados todos los aficionados, primero por la delicada situación de Konami en cuanto a su negocio multinacional de videojuegos, lo que significa que si bien MGSV estando prácticamente finalizado no parece peligrar, no sería raro que otros como Silent Hills acaben sin ver la luz. Segundo, Kojima es un creativo al que el día de mañana se le puede cruzar el cable y dedicarse a otros menesteres si no encuentra una editora que le respalde en próximos proyectos. Lo que está claro es que el morbo por la situación en el próximo E3 está garantizado.

José Luis Fernández 27 | 03 | 2015