Acudimos a nuestra cita con Destiny en el enorme stand del que dispone Activision en el South Hall del Convention Center. Tras su presentación en la conferencia de Playstation había muchas ganas de probar las novedades incluidas en la tercera expansión del videojuego de Bungie.

Destiny: el rey de los poseídos tercera expansión

Dentro de la línea continuista de los que crearon Halo, la nueva expansión añade contenido en una línea similar a la que ya nos tienen acostumbrados tras ‘La Profunda Oscuridad’ y ‘La Casa de los Lobos’, sólo que en esta ocasión en mayor cantidad (lo que en principio justifica su mayor precio). Se añaden más armas y armaduras raras para alegría de los fans de Xür, que podremos equipar y subir de nivel gracias a la luz obtenida en nuestras misiones así como los objetos especiales necesarios para llevarlas al máximo de su desarrollo.

Además de las clásicas misiones del modo historia, los desafíos, asaltos y una incursión que promete ser de las más duras, se han añadido nuevos mapas multijugador para el Crisol con nuevos modos de juego (Chaos y Breach) que hemos podido degustar en primera persona, y aunque nos tocó clase Titán, pudimos comprobar que la nueva subclase de cazador tiene un súper bastante molón: el Quiebrasoles, un martillo que lanza bolas de fuego ignífugas para achicharrar al enemigo.

También cabe reseñar que el acuerdo de colaboración entre Sony y Activision para Destiny sigue vigente, por lo que parte del contenido llegará primero en exclusiva para PS3 y PS4, siendo lanzado más adelante en las máquinas de Microsoft

 

José Luis Fernández 23 | 06 | 2015